Centrales

La información contenida en esta página está actualizada al .

Chile cuenta a la fecha con MW de capacidad bruta instalada, distribuida en cuatro sistemas eléctricos independientes:




Los dos primeros son sistemas eléctricos mayores y agrupan cerca del 99% de la capacidad instalada en Chile. Los sistemas eléctricos de Aysén y Magallanes, en cambio, son muy menores y cuentan con varios subsistemas no interconectados entre sí, cuya existencia se explica por el aislamiento geográfico, lo que hace muy costoso integrarlos al Sistema Interconectado Central.

A nivel nacional existe un predominio del gas natural como tecnología predominante en cuanto a capacidad instalada (aunque muchas de estas centrales se encuentran funcionando con combustibles alternativos), seguido por embalses hidroeléctricos y termoeléctricas a carbón.

Las principales empresas generadoras son Endesa, seguida por AES Gener y Colbún. El SING es dominado por E-CL, una filial del grupo GDF Suez.

*Nota: El gráfico consolida la potencia instalada a nivel de empresas matrices, las que incluyen a sus filiales. Endesa incluye Pehuenche, San Isidro, Celta, Endesa Eco y Central Eólica Canela. Además, Endesa tiene una participación de 50% en Gas Atacama, pero no consolida con ésta. El otro 50% es de Southern Cross. Colbún incluye E.E. Industrial, Hidroeléctrica Guardia Vieja, Hidroeléctrica Industrial, Antilhue, Obras y Desarrollo y Río Tranquilo. AES Gener incluye Sociedad Eléctrica Santiago, E.E. Ventanas, Termoandes, Norgener y Energía Verde. Además, AES Gener tiene una participación de 50% en Guacolda, pero no consolida con ésta. Suez Energy Andino incluye E-CL (ex Edelnor), E.E. Cavancha y Enaex, además de los activos de Electroandina, que se fusionaron con E-CL.


El tipo de fuente primaria utilizada por las centrales responde en gran en medida a los recursos disponibles en cada área geográfica. Es evidente la dependencia en la zona norte de combustibles fósiles (en su gran mayoría importados), mientras que en la zona sur aumenta considerablemente el aporte hidroeléctrico.

El desarrollo del parque generador en Chile ha atravesado algunas etapas muy claras. Por ejemplo en un inicio se privilegió la energía hidroeléctrica, lo cual queda reflejado en la matriz de 1990, mientras que a partir de fines de la década de los 90 se apostó fuertemente por el gas natural. Con las restricciones al comercio de gas impuestas por Argentina, se acudió a las turbinas a diesel y fuel oil como solución de emergencia, para luego basar la expansión en centrales termoeléctricas a carbón, de mayor plazo de desarrollo.

*Nota: La potencia del año de partida (1990) corresponde a la potencia instalada hasta ese año (acumulada).