image description

Inicio > Política Energética > Propuestas con Energía en la Agenda del Gobierno

Propuestas con Energía en la Agenda del Gobierno

Systep

La Agenda de Energía del actual gobierno titulada “Agenda de Energía. Un Desafío País, Progreso para Todos” se publicó el pasado Miércoles 14 de Mayo de 2014 (descárgala aquí). Ésta representa un ambicioso avance en la determinación de lineamientos y medidas concretas para resolver los problemas que se vislumbran para el sector energético chileno, recuperándose así el liderazgo perdido que se tenía en materia de política energética. La Agenda plantea un conjunto de medidas y acciones concretas a ser ejecutadas durante esta administración, con metas y objetivos medibles, con el objeto de alcanzar una infraestructura eficiente y sustentable. Para ello, la Agenda contiene un enfoque energético integral y balanceado incluyendo propuestas que consideran una diversa gama de tecnologías y lineamientos, lo cual mejora las perspectivas de éxito para el alcance de los objetivos planteados.

2014.05.19

En particular, la Agenda de Energía presenta siete ejes de acción, entre los cuales se pueden destacar algunos elementos centrales.

En primer lugar se anuncia un fortalecimiento del rol del Estado para orientar el desarrollo energético, para lo cual se propone el fortalecimiento del Ministerio de Energía, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) y la Comisión Nacional de Energía (CNE); una mayor participación de ENAP en la política energética y en el desarrollo del GNL en el país; y la elaboración de una Política Energética de Estado con miras a establecer estándares y lineamientos de acción para el corto, mediano y largo plazo. Las medidas anteriores resultan oportunas considerando que se necesita instituciones que faciliten el desarrollo de la inversión energética, realicen un monitoreo del mercado y sean garantes de los derechos de los usuarios finales.

El segundo punto a destacar de la Agenda es la propuesta de rediseño de las licitaciones de suministro, proponiendo disminuir en un 25% los precios que afectarán a los clientes regulados en el largo plazo. Se propone modificar la estructura de los bloques de suministro para facilitar la incorporación de las ERNC, y diseñar “productos de corto plazo” para evitar que se proyecten al largo plazo los altos precios actuales.

Un tercer punto relevante de la agenda es la promoción de una matriz que privilegie los recursos energéticos propios, potenciando la energía hidroeléctrica y geotérmica de la mano de un proceso de planificación territorial energético. Esto se concretará por ejemplo fortaleciendo la Dirección General de Aguas y promoviendo un mejor uso de los recursos hídricos de la zona centro sur, mediante la compatibilización del almacenamiento, administración del agua de riego y la generación de hidroelectricidad en embalses de riego.

El otro punto a destacar de la agenda es la meta relativa a la Eficiencia Energética (EE), que busca ahorrar un 20% del incremento esperado del consumo de energía al 2025. Para lograrlo se creará un marco legal que convierta a la EE en una política de Estado de largo plazo, se implementará la Agenda de Eficiencia Energética y un “Clúster en Eficiencia Energética”.

Por otra parte, la Agenda de Energía también tiene algunos aspectos mejorables, como por ejemplo la meta de reducción de precios de las licitaciones de suministro eléctrico (25%), lo cual ubicaría la meta en 96 US$/MWh. Consideramos que esta meta es poco ambiciosa, puesto que el costo de desarrollo de centrales eléctricas más eficientes puede ubicarse por debajo de este nivel, especialmente si se tiene en cuenta el potencial hidroeléctrico del país.

Igualmente, creemos que la Agenda debe especificar mejor los mecanismos para acordar una Política Energética de largo plazo. Este aspecto es clave, dado que la Política Energética debe ser producto de un gran acuerdo nacional, entre todos los actores, para que se garantice continuidad en los próximos gobiernos.

Si bien las medidas planteadas por la Agenda de Energía van por el camino correcto, es pertinente señalar que ella representa un anuncio de cambio regulatorio para el país, el cual es necesario que se materialice en un corto período de tiempo. Los anuncios planteados serán inevitablemente un elemento de incertidumbre para las inversiones del ámbito energético, lo cual ha sido una de las causas del déficit de inversión que se ha experimentado en los últimos años.

Sin embargo, Chile no puede prolongar la situación actual, debido a que en el mediano plazo se profundizaría el incremento en los precios a los usuarios finales, así como el daño al medio ambiente por el incremento en el uso de combustibles fósiles. Es por ello que la Agenda de Energía es un avance con cambios oportunos a la regulación e institucionalidad, que deben reflejarse en un sistema energético eficiente y sustentable.

Cabe mencionar el liderazgo y el esfuerzo del equipo del Ministerio de Energía por la elaboración de tan importante documento en un corto período de tiempo. Destaca particularmente la metodología empleada, en donde se consultó a una amplia gama de actores involucrados en la cadena energética. Creemos que con ello se realizó un diagnóstico completo de la problemática considerando las distintas opiniones y enfoques sobre las medidas a tomar, lo cual facilitaría que la Agenda tenga un apoyo trasversal en los diferentes sectores del país.

La Agenda de Energía representa el primer paso para lograr un desarrollo eficiente y sustentable en el largo plazo, ahora el desafío es la ejecución de las medidas planteadas.

Por Systep, consultora chilena altamente especializada en el campo de los estudios técnicos y económicos del sector energético.

Categories: Política Energética
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.