image description

Inicio > Costos de la energía > Costos de la Energía y su Impacto en el PIB

Costos de la Energía y su Impacto en el PIB

Gustavo Díaz SantisEl ritmo de crecimiento económico se ha ralentizado en la última parte de 2013, y lo más probable es que esta tendencia persista en los próximos meses. En periodos de desaceleración económica ya no es posible esconder los ripios que se vienen arrastrando, y que permanecían ocultos por el rally en los precios del cobre y la mayor demanda de economías emergentes, principalmente.

La escasez de proyectos en el área energética, y su impacto sobre el PIB, debieran estar entre los primeros lugares de las preocupaciones de las próximas autoridades. Y es que la demanda por energía crece a tasas muy superiores a la tasa de expansión del Producto. La combinación de una situación de escasez de proyectos y una demanda de energía que crece a tasas exponenciales, se traduce directamente en un mayor costo de la energía. Varios son los fenómenos responsables de esta tendencia, entre los que destacan la crisis del gas con Argentina a partir de 2004; los fuertes incrementos en el precio del petróleo y el carbón desde 2006; los retrasos en el desarrollo de los proyectos de generación eléctrica a partir de 2010, y finalmente la presencia de una prolongada sequía que ha afectado a gran parte del territorio nacional en los últimos años.

Para aproximar el impacto económico del mayor precio de la energía podemos recurrir al concepto de elasticidad, que no es más que una medida de sensibilidad de cómo responde el PIB (en términos porcentuales) ante un aumento de 1% en el costo de la energía.

Nuestra matriz energética está compuesta en 63% por generación térmica, de ahí entonces que los shocks del precio del petróleo sean determinantes. Distintos estudios han estimado que las elasticidades del precio del petróleo sobre el PIB son de -0,08 en el corto plazo, mientras que las elasticidades del precio de la energía eléctrica son también significativas, aunque menores, del orden de –0,03 y -0,04 para el PIB. Es decir, una alza de 10% en el precio del petróleo o de la energía eléctrica, generarían caídas del PIB de estado estacionario de entre -0,8% y entre -0,3% y -0,4% respectivamente.

Lamentablemente no se visualiza en el horizonte cercano una solución a este problema, por lo que la economía deberá absorber el impacto negativo de estos mayores costos, que se traducen en inflación, menos consumo, menos actividad, escasa productividad y menor capacidad de crecimiento económico.

Gustavo Díaz Santis es Economista del Área Económica y Social del Instituto Libertad

(Publicado en Diario Estrategia el 07 de febrero de 2014)

Categories: Costos de la energía
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.