image description

Inicio > Energía solar > Los desafíos de la energía solar en Chile para los próximos años

Los desafíos de la energía solar en Chile para los próximos años

Chile enfrenta un gran desafío, una tarea de envergadura. Requerimos ser un país con mayor equidad en el conocimiento, cultura, salud, medio ambiente y calidad de vida. Esto es, una evolución de su capital humano, consciente de la necesidad del desarrollo sustentable y armonioso con el medio ambiente, que cultive el conocimiento, desarrollo y aplicación de sus recursos naturales.

Es así como la mayor independencia energética, alimentada con una notable proporción de energías renovables no convencionales (ERNC), es parte de las aspiraciones y posibilidades nacionales, que plantean desafíos de gestión, tecnología y emprendimiento.

Hay desafíos y oportunidades para el desarrollo de tecnologías asociadas, como por ejemplo los sistemas de interfases y sistemas de almacenamiento para el mejor provecho de la energía solar en todas sus formas.

También hay desafíos para el desarrollo de mercado en las distintas regiones del país con sus variados segmentos: residencial, comercial, turismo, industrial, entre otros.

A su vez, existe la tarea de crear una red de servicios de ingeniería, distribución comercial y servicio técnico.

En particular, se necesita de inmediato el desarrollo de una política energética de mediano y largo plazo, que estimule la inversión en ERNC, específicamente en el empleo de la energía solar, ya sea en sus formas solar-térmica o solar fotovoltaica, para los diversos segmentos de mercado:

Por otro lado, está el desafío de desarrollar nuevos sistemas de electrónica de potencia como STATCOMs, BESS y Smart Grids que permiten aumentar la eficiencia de la infraestructura existente de transmisión y distribución, reduciendo la necesidad de construcción de nuevas líneas de transmisión.

En el sector residencial, comercial, turismo e industrial, se debe apoyar las inversiones en edificaciones nuevas y existentes. Y en el sector público y político, se debe recalcar la importancia de que autoridades y ejecutivos conozcan las tecnologías, beneficios y externalidades de las ERNC.

En el sector educación se deben incorporar actividades didácticas y demostrativas, con modernización de los programas y textos de estudios que consideren la actualización y capacitación de profesores, apoderados y alumnos.

En el sector transporte, por su parte, es de gran importancia la generación de innovación con tecnología solar con el desarrollo y la aplicación de vehículos eléctricos.

El desarrollo de mercado ofrece nuevas oportunidades para la innovación tecnológica, desarrollo de nuevos productos, nuevas soluciones y nuevas aplicaciones de la energía solar en todas sus formas.

Y el desarrollo de las ERNC, entre ellas la energía solar, ofrece la posibilidad de nuevos componentes, dispositivos y sistemas para su empleo en sistemas y redes inteligentes.

Finalmente, para habilitar lo anterior es esencial el desarrollo y la formación de recursos humanos y centros tecnológicos, que en especial formen jóvenes líderes de diversas disciplinas, conscientes sobre la importancia de las energías renovables.

Además, hay otras energías renovables como hidroelectricidad, biomasa, geotermia, energía mareomotriz que involucran un gran potencial y que permiten sustituir combustibles fósiles importados, cuidando al mismo tiempo la disponibilidad de tierras fértiles, producción de alimentos y paisajes de gran valor turístico para nuestro país y la humanidad.

Jorge Pontt Olivares es Director del Centro de Automatización y Supervisión para la Industria Minera (CASIM-USM) y director del Núcleo Electrónica Industrial, Mecatrónica y Control de Procesos (NEIM- USM), de la Universidad Técnica Federico Santa María.

Publicado originalmente en El Mercurio, 27 de noviembre d 2012

 

Categories: Energía solar
  1. 10/12/12 a las 14:48 | #1

    Dos comentarios sobre el artículo: en el mercado chileno no existe la subención de tarifas eléctricas según su orígen. Tampoco es aplicable la evaluación social de proyectos, lo cual no está permitido en la regulación, por lo mismo, son los inversionistas los que opueden valificar si el ambiente del sector es propicio para la inversión o por el contrario, no entrega suficientes garantías para inversiones que se deben amortizar en más de 20 años.

    Por otra parte, cada fuente de energía compite con las demás según su costo de producción. Mientras las energías mareomotríz, solar, fotovoltaica tengan costos de producción por MW o kW instalado mayor a la energía hidráulica o carbón, no pueden competir con el resto de las energías.

    Otra cosa es la inversión que están haciendo las mineras en energías renovables como la solar o eólica: su objetivo no es tener energía más barata, su objetivo es mostrarse a sus clientes como empresas responsables con el medio ambiente.

    Desgraciadamente el tema energía que ya es un tema país, no es enendido por la mayoría de los ciudadanos que no se diferencian a si mismos si son generadores o consumidores. Si el sector energía estuviera en crisis, las generadoras estarían en crisis, lo cual no es así. Los que estamos en crisis somos los consumidores que mientras se siga prolongando la escazes de producción de energía, tendremos que seguir pagando precios crecientes inexorablemente.

    Si miramos hacia las universidades, son contadas las que se preocupan de enseñar a los futuros profesionales, especialmente ingenieros civiles, industriales y comerciales, cómo funciona el sector eléctrico chileno, tradicionalmente el segundo sector de mayores inversiones en el país después del minero.

    En Chile contamos con un sector energía que ha sido pionero en américa latina, con capacidades técnicas y comerciales que le ha permitido inversiones exitosas en casi toda américa latina. Por ello, si no hay más inversiones es porque los inversionistas no encuentran la seguridad adecuada al horizonte de amortización de sus proyectos.

    Guillermo Paredes
    Asesor de Energía

  1. Sin trackbacks aún.