image description

Inicio > Transmisión y distribución > ¿Menos seguridad del abastecimiento?

¿Menos seguridad del abastecimiento?

En el Encuentro Pro Inversión y Competitividad, los generadores plantearon la posibilidad de subir temporalmente las capacidades de transmisión de tramos críticos, liberando el criterio de seguridad n-1.

El Encuentro Pro Inversión y Competitividad realizó un buen diagnóstico de la crítica condición de desarrollo del sector eléctrico, que se origina en las dificultades enevaluaciones ambientales, excesivas y discordes tramitaciones, judicialización de proyectos, y oposición de comunidades a la construcción de infraestructura. Las recientes postergaciones o paralizaciones de proyectos sólo confirman los temidos impactos anticipados. ¿Estamos condenados a altos precios para asegurar nuestro abastecimiento eléctrico?

Una dificultad que enfrentamos es la necesidad de vivir con déficits relevantes de capacidad de transmisión, por ejemplo desde el sur a Santiago, que no permiten aprovechar energías económicas provenientes de esta zona, que no se superarán antes de 5 años. Hoy habría 3.000 MW económicos en el sur, pudiéndose transmitir sólo 1.200 MW al centro.

Los generadores plantearon la posibilidad de subir temporalmente las capacidades de transmisión de tramos críticos, liberando el tradicional criterio de seguridad n-1, y permitiendo hacer llegar energía más barata. El criterio n- 1 tiene como fin lograr seguridad en el abastecimiento ante la falla de uno cualquiera de n elementos físicos. Por ejemplo, si se tienen dos circuitos de transmisión en paralelo (n=2), cada uno de capacidad 1.200 MW, se transmiten sólo 600 MW por cada uno, por si falla uno de los dos. Las fallas en sistemas eléctricos, poco frecuentes, se originan, sobre un 70%, en fenómenos atmosféricos y en su mayoría en la transmisión. Un circuito de 500 kv que alimenta Santiago desde el sur puede tener una o dos fallas al año. Por ende, si no se respeta el criterio n-1, hay riesgos asociados y podrían producirse apagones, aunque sean parciales, una o dos veces al año.

Más allá de una discusión económica de cómo distribuir los riesgos de esos apagones, surge la inquietud de si es posible minimizarlos mediante una modernización y mayor automatización en la operación del sistema. A nivel mundial existe un interés creciente en incorporar soluciones de control correctivo, basadas en un manejo flexible de la generación, la demanda y la red eléctrica, para controlar sobrecargas de líneas, con sofisticados equipos de control y comunicaciones. De particular interés son los Esquemas Especiales de Protección, que responden rápidamente ante fallas que desconectan áreas exportadoras de energía de áreas importadoras, ajustando las potencias generadas y consumidas en ellas. El desafío de su aplicación recaería en los CDEC. La pregunta es si estamos dispuestos a una electricidad que podría ser menos segura, pero más económica. Parte de la respuesta está en la demanda y su flexibilidad como tal.

Por Hugh Rudnick, consultor de mercado eléctrico y socio de Systep.

 Publicado originalmente en Qué Pasa Energía

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.