image description

Inicio > Política Energética > Decisiones que van marcando el rumbo del desarrollo eléctrico en Chile – 1/3

Decisiones que van marcando el rumbo del desarrollo eléctrico en Chile – 1/3

SystepEn el último mes han tenido lugar importantes eventos en relación al sector eléctrico, generando inquietud en diversos sectores de la sociedad. Destacan el envío al congreso del proyecto de ley Carretera Eléctrica Pública, el rechazo por la Corte Suprema a la construcción de la central Castilla (2.100 MW), el segundo mayor proyecto energético de Chile y la que sería la mayor central termoeléctrica de Latinoamérica, y el anuncio del gobierno de la mantención de la cuota de Energías Renovables No Convencionales.

Proyecto de Ley Carretera Eléctrica Pública

Este proyecto de ley, enviado el 30 de agosto al congreso con urgencia simple, no busca crear una carretera eléctrica pública que no existiese antes, sino más bien corregir las falencias que presentan los sistemas de transmisión existentes. Efectivamente, la Ley 19.940 de 2004 (Ley Corta I) buscó fortalecer el acceso abierto a los sistemas de transmisión, de modo que estos tuviesen capacidad suficiente para transportar la energía a los centros de consumo desde los puntos de generación existentes y aquellos proyectados a corto y mediano plazo. Para esto se estableció un sistema troncal planificado en forma centralizada y cooperativa, con participación de todos los agentes interesados, mediante el Estudio de Transmisión Troncal (ETT), llevado a cabo cada 4 años y con revisiones anuales. Sin embargo, y según se menciona en el informe de la Comisión Asesora de Desarrollo Eléctrico (CADE) de noviembre 2011, si bien se acepta que “en la actual ley eléctrica, con las modificaciones introducidas por la Ley Corta I, existen las condiciones para que los sistemas de transmisión en Chile tengan las características de una carretera eléctrica pública, esto es, sistemas de acceso abierto para todos los generadores y consumidores participantes del mercado eléctrico”, también se reconoce que “el sistema de transmisión del SIC ha mostrado congestiones e inseguridades que están poniendo en riesgo el suministro de la demanda y dificultando el desarrollo de nuevas centrales generadoras; esto amerita que se adopten acciones correctivas”. Supuestamente, estas acciones correctivas se concretarían en el proyecto de ley Carretera Eléctrica.

Fundamentalmente, los temas que más interesa corregir del actual modelo de expansión de la transmisión son: el tiempo que demoran los nuevos proyectos en llevarse a cabo (se busca agilizar los procesos) y los horizontes de evaluación del ETT (tomar en cuenta períodos más largos y así contemplar una mayor cantidad de escenarios posibles de desarrollo eléctrico futuro, resultando redes con mayores holguras). Con estos dos objetivos se estaría asegurando un sistema troncal que se expanda con la debida anticipación, oportunidad y holgura.

Aunque el proyecto de ley mantiene el concepto central del ETT, introduce una mayor intervención del Estado en la gestión territorial para el desarrollo de la transmisión troncal. El Ministerio de Energía, cada vez que el ETT indique la necesidad de construir una nueva línea de transmisión troncal, licitará un Estudio de Faja Troncal (EFT) para determinar la franja territorial sobre la cual será construida, tomando en cuenta aspectos sociales, ecológicos y. Se creará un Comité Interministerial como contraparte técnica del consultor del EFT, que deberá aprobar el informe y someterlo al acuerdo del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad. Finalmente, el Presidente de la República firmará el Decreto Supremo que otorgue la concesión e imponga las correspondientes servidumbres sobre el trazado fijado en el EFT. De esta forma se pretende asegurar que las líneas se construyan dentro de plazos acotados. El proyecto de ley de Carretera Eléctrica sigue el mismo procedimiento indemnizatorio actualmente vigente, pero incorpora perfeccionamientos similares a los contemplados en el proyecto de ley de concesiones eléctricas, actualmente en trámite en el Congreso Nacional.

Como se indicara, se mantiene el ETT como base de la formulación de la Carretera Eléctrica, pero en una planificación de la expansión del sistema troncal a más largo plazo, y distinguiendo líneas que tendrán carácter de utilidad pública a las cuáles se les aplicará el procedimiento de Carretera Eléctrica, y la franja territorial indicada. También se podrá aplicar este procedimiento a líneas hoy denominadas adicionales, pero que inyecten energía de polos de desarrollo de interés del país. Podría por ejemplo aplicarse a una línea transversal que recoja energía de muchas centrales minihidro de una cuenca, aprovechando las economías de escala que puedan existir en la coordinación de los distintos proyectos en su conexión al troncal. Podría aplicarse también a una línea longitudinal que permita recoger la energía de distintas centrales hidroeléctricas de Aysén e inyectarlas al mercado eléctrico. Ambas líneas, transversal y longitudinal, podrían incorporar holguras para acomodar futuros desarrollos de generación. El proyecto discrimina en la remuneración de las holguras que resultarán de esta expansión más ambiciosa, traspasando a la demanda el pago de estas holguras para las líneas adicionales, pero manteniendo el esquema de pago de la Ley Corta I para el sistema troncal. No es evidente la lógica utilizada para hacer esta diferenciación.

De aprobarse este proyecto en los términos formulados, su mayor efecto se debiera manifestar en el próximo ETT, a realizarse el 2014. El ETT del año 2010 definió los trazados para las líneas de transmisión a construirse a mediano plazo (con 6 líneas ya licitadas, de las cuales 2 están adjudicadas). Un beneficio deseable del nuevo proyecto será la reducción del tiempo de tramitación de los proyectos de expansión de la red de transmisión. Supuestamente la nueva ley, al otorgar concesión e imponer servidumbre eléctrica sobre las franjas determinadas en el EFT a favor del adjudicatario de la construcción y operación de una determinada línea eléctrica, debería lograr plazos más cortos de materialización de los proyectos de transmisión, desde su concepción hasta su puesta en servicio, tal que sea compatible con los tiempos de ejecución de los proyectos de generación o de grandes instalaciones de consumo.

Independiente de las ventajas para el país de agilizar los procesos de expansión de la transmisión, es claro que las mayores restricciones del sistema eléctrico chileno se presentan en lograr un desarrollo seguro, económico y sustentable de la generación. Es prioritario superar las incertidumbres y dificultades que están enfrentado todo tipo de inversiones en generación, sean estas hidroeléctricas, termoeléctricas (como la central Castilla, analizada a continuación), e incluso renovables no convencionales.

Por Systep, consultora chilena altamente especializada en el campo de los estudios técnicos y económicos del sector energético.

Categories: Política Energética
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.