image description

Inicio > Energía nuclear > Energía nuclear en Chile

Energía nuclear en Chile

Jorge ZanelliRecientemente, el gobierno anunció la Estrategia Nacional de Energía (ENE) 2012-2030, donde esboza las directrices para impulsar el desarrollo eléctrico nacional. Se afirma la intención de producir una matriz más eficiente, sustentable y competitiva. Como todos queremos esto, nadie puede estar en desacuerdo. El problema es que no se sabe cómo se pretende alcanzar esas metas. En los detalles se esconde el demonio.

El año pasado, la Comisión Asesora para el Desarrollo Eléctrico (Cade) entregó un extenso informe en que proponía un conjunto de medidas para abordar este tema. Entre sus recomendaciones, el Cade establece no descartar la energía nuclear de potencia. Por el contrario, recomienda retomar el trabajo iniciado en el gobierno anterior, lo que permitiría tener un “seguro” ante una creciente demanda eléctrica en un escenario incierto, y mejorar los estándares nacionales en aplicaciones nucleares para otros fines, aunque nunca se implemente un programa nuclear.

La ENE no menciona la energía nuclear y no es casualidad. El gobierno prioriza la gran hidroelectricidad en la región austral y le quita el cuerpo al espinoso tema nuclear, que no da rédito político ni económico a corto plazo y que hiere la sensibilidad verde.

El subsecretario de Energía declaró que no decidiría sobre este tema durante este gobierno, pero que se continuaría con la formación de RRHH y la cooperación con EEUU y Francia. Esto se puede leer como un compromiso con la hoja de ruta trazada por la anterior administración, pero la realidad no muestra eso. ¿Qué significa seguir cooperando y quiénes lo hacen? ¿Qué recursos humanos se formarían, en qué especialidades y para qué? ¿Quién querría estudiar ingeniería de reactores de potencia si no se sabe si habrá alguno?

En estos dos años no se ha dado ni un paso en la dirección definida por el equipo técnico del ex ministro Tokman en colaboración con la Agencia Internacional de Energía Atómica. El tema simplemente se archivó. Aparentemente, es lo que la prudencia política aconseja luego del terror que Fukushima instaló en el público: país sísmico más energía nuclear, igual a destrucción y muerte. El problema con esta ecuación es que es falsa.

Hoy sabemos que no hubo ni un muerto causado por la radiactividad, que los cuatro operarios que murieron en el reactor fueron víctimas del terremoto y tsunami, no de la radiación, y que los efectos de salud pública esperables a largo plazo serán indetectables. Según Nature (07/03/2012), mucho más grave que los isótopos podría ser la cantidad de sustancias tóxicas y cancerígenas provenientes de parques industriales, plantas químicas y hogares dispersadas por el terremoto y tsunami, que además son mucho más difíciles de detectar que las sustancias radiactivas.

El terror generado por los medios ha reafirmado la fobia antinuclear. Sin embargo, el temor a la tecnología nuclear no sólo es absurdamente exagerado, sino mal dirigido. Después de cualquier accidente las tecnologías mejoran. En este caso, los nuevos reactores están siendo diseñados para resistir eventos como éste, que ocurren una vez por milenio. Los más beneficiados serán los países sísmicos como Chile. Pero nosotros preferimos dejar pasar el tiempo.

Categories: Energía nuclear
  1. George Vargas
    21/12/13 a las 19:51 | #1

    Lamentable que el doctor Zanelli no mencione la crisis de los 82.000 Japoneses que quedaron sin hogar nada mas que por la evacuacion de la zona nuclear contaminada radioactivamente y que los costos del desastre nuclear superan en muchas veces lo que produce Chile por el cobre, es decir no podria pagarlo. Con eso discutir sobre desechos nucleares o si hubo o no cuatro muertos en Fukushima no es muy relevante, ademas si habra muertos por cancer por los 1900 trabajadores que se tragaron dosis que a la larga aumentan la incidencia de leucemia y otros tipos de cancer

  2. Patrik
    05/04/12 a las 11:14 | #2

    El problema es que aqui en Chile no tenemos los RECURSOS HUMANOS para manejar la energia nuclear, carecemos completamente de capacidad tecnica y cientifica.

  3. Sebastián
    29/03/12 a las 08:59 | #3

    Hola
    Soy ingeniero estructural, con especialidad en el diseño sísmico, y estoy en contra de la energía nuclear. He tratado de estudiar el tema en la medida de los recursos que tengo disponibles (principalmente tiempo). La energía nuclear acarrea consigo varias consecuencias. Como antecedente, basta ver que en algunos países europeos, como Dinamarca y Alemania, ya están tratando de dejar de utilizarla debido a sus externalidades.
    En primer lugar, está el tema de los desechos. No podemos hacer ojos cerrados al hecho de que nuestra actividad productiva deje desechos peligrosos que debemos guardar cuidadosamente por millones de años. Estamos seguros de que tenemos la capacidad asegurar que quedarán bien guardados frente a las posibles catástrofes naturales, guerras, o cualquier otro evento que pueda ponerlos en riesgo, por lo próximos millones de años? Alguien va a decir “mandémoslos al espacio!”, alternativa que no parece ser muy económica. El simple hecho de guardar los desechos nucleares, ya tiene una demanda de energía, que las otras fuentes energéticas no requieren.
    En otro ámbito, sabemos que las centrales nucleares no son pequeñas. En un país como Chile, de geografía larga y angosta, es poco eficiente atomizar tanto la generación, ya que aumenta el costo de la transmisión. Además hace el sistema más inestable, ya que si se cae una central grande, colapsa todo el sistema. Por otra parte, nuestra ley establece, con el objetivo de ser eficientes en la generación, que quienes inyectan energía al sistema en un momento determinado, para cubrir la demanda instantánea, son aquellas generadoras de menor costo marginal. Esto quiere decir que centrales de energía renovable, come las eólicas, o hidráulicas, son las que tienen prioridad de generación, si es que tienen energía disponible. El problema es que las centrales nucleares no se pueden andar prendiendo y apagando a cada rato, por lo que puede darse la paradógica situación de que por tener encendida nuestra preciada central nuclear, tengamos que decirles a los eólicos o hidráulicos que dejen de producir. Convengamos que con toda la discusión y lobby que se establecería en caso de introducir la energía nuclear a nuestra matriz, menos posibilidades habrá de apagarlas en caso de ser necesario.
    Por otra parte, eso de que con las centrales nucleares se nos acaba la dependencia energética, es falso. Según entiendo, no existen en Chile grandes yacimientos de uranio, por lo que pasaríamos a depender de los países productores de uranio y de su fluctuante precio internacional. Por lo demás, el uranio también es un recurso no renovable, por lo que, al igual que el petróleo en estos días, en algún momento la tasa de descubrimiento de nuevos yacimientos será inferior a la de agotamiento de los existentes, lo que hará más volátil su precio.
    Por último, si queremos utilizar el uranio para generar energía, tendríamos que costear como sociedad, todo un aparato estatal que permita a la comunidad internacional fiscalizar que no estamos enriqueciendo uranio para armas de destrucción masiva. Este no es un costo despreciable, y se ha visto en países como España, que este costo en términos de impuestos, equivale por lo menos a un 10% del precio que se paga por la energía, haciendo esta opción aún menos competitiva.

  4. 25/03/12 a las 22:39 | #4

    En general de acuerdo, muy en la línea de nuestro post anterior sobre este tema. Sólo una salvedad: eventos como este no ocurren una vez por milenio. En los últimos 100 años han ocurrido 7 terremotos con magnitudes de 8.8 Mw o superiores.

  5. MGarcia
    22/03/12 a las 13:12 | #5

    Lo que hay que tener cuidado es en la construcción de la central de energía atómica porque en Chile hay muchos terremotos.
    También hay que tener en cuenta el tipo de energía atómica. Es preferible utilizar una que sea menos concentrada pero que sea menos peligrosa.
    Otra consideración sería crear varias centrales pequeñas en lugar de una grande.

  6. Felipe Escobar
    22/03/12 a las 10:09 | #6

    Sin duda que existen “mitos y leyendas” en torno a cada iniciativa energetica en Chile. Mitos divulgados por grupos opositores extremos donde su bandera de lucha sólo dice “ME OPONGO” sin importar argumentos ni contrastar estudios o analisis tecnicos que validen sus posturas. Leyendas en torno a historias que alguna vez dicen haber ocurrido en algun lugar del mundo…y que son a veces anacronicas y otras no aplicables a nuestra realidad.

    Realizar estudios es la base de cualquier decision bien tomada, tanto a favor o en contra del avance en materia nuclear. Oponerse a estudiar en detalle estos temas es destruir la posibilidad de contar con informacion relevante que permita avanzar y crear objetivos con bases solidas. Comenzar esta etapa no debe depender del gobierno de turno, ni de las presiones de grupos oportunistas sino de la simple objetividad que pueden tener nuestros temas de desarrollo energetico, de igual forma como se estudia el potencial hidraulico del sur o el eolico de la cuarta region, el geotermico de nuestros cordones volcanicos o el mareomotriz en las costas del pais.

    Siento que el temor está oculto detras de la incertidumbre del resultado que pueda obtenerse de los analisis. ¿Será muy impopular que se demuestra la factibilidad del desarrollo nuclear en Chile como para que nuestros “lideres” no quieran llegar a ese resultado??….o al contrario, tal vez se teme que exista un gran triunfo por parte de los grupos opositores si se demuestra que, efectivamente, no es factible el uso de esa tecnologia llegando a fortalecerlos y darle así una “peligrosa credibilidad” ante la ciudadania en el resto de sus posturas.

    Temores más …temores menos…el velo debe levantarse, los estudios deben ser realizados y la logica de “Ojos que no ven….ciudadano que no siente” debe ir al tarro de la basura en beneficio del desarrollo optimo y eficiente de nuestro sistema energetico.

  7. Pepok
    21/03/12 a las 12:41 | #7

    En mi opinión los llamados “verdes” odian la energía nuclear pues les quitaría toda su pega de lobby y conferencias.

    Como olvidar los misiles que dispararon los ecologistas a las instalaciones francesas FENIX y todas mentiras que han inventado sobre esta materia.

    La verdad tampoco es que la energía nuclear sea lo máximo o la salvación, tiene pros y contras como TODAS las tecnologías. Es por esto que los más sano es tener una matriz que contemple el mayor número de fuentes de energía de modo de minimizar las externalidades.

    Me gusta la energía nuclear, tiene MUY POCOS desechos los cuales pueden ser guardados en Chile de forma segura hasta saber como reciclarlos (algo que se ve posible en el mediano plazo) y por otro lado nos daría atan esperada independencia energética.

    Espero la comunidad escuche más a los ingenieros y menos a los VERDES no tienen idea de lo que hablan.

  1. Sin trackbacks aún.