image description

Inicio > Política Energética > Información y discusión pública sobre temas energéticos y ambientales

Información y discusión pública sobre temas energéticos y ambientales

SystepUna reciente encuesta de la Fundación Jaime Guzmán1 buscó conocer la percepción de la ciudadanía de los problemas ambientales y su relación con el desarrollo energético. La encuesta telefónica se aplicó en el mes de noviembre a 506 personas mayores de 18 años de la Región Metropolitana. Aunque algunas preguntas de la encuesta dejan dudas de la fortaleza de la metodología utilizada, de su diseño experimental y de su imparcialidad, lo cual puede invalidar muchas de las respuestas, la encuesta entrega señales de interés para el sector.

Es sugestivo que de los temas planteados, el tema ecología y medio ambiente sea el que más interesa a los encuestados; sorprenden sí las diferencias entre clases sociales. Las respuestas claramente demuestran una población muy permeada por los temas ambientales, con respuestas fervientes en muchos casos, pero también con información incompleta del mundo energético.

Es interesante también la urgencia que los encuestados dan a la necesidad de aumentar la matriz energética; las crisis recientes de suministro y los altos niveles de precios pueden estar tras esta respuesta.

Una señal que entrega la encuesta es sobre la necesidad de informar a la población del país sobre temas energéticos, particularmente en relación a los costos de las alternativas de suministro. La prensa financiera del país entrega a diario detallada información de desarrollos e inversiones en el sector, por ejemplo destacando recientemente que energía es el sector más dinámico de la economía chilena, después de minería. Sin embargo, el mismo nivel de información sobre las alternativas de suministro y sus costos e impactos no llega a la población en general.

Hay un claro desconocimiento de los encuestados de los costos efectivos de las distintas tecnologías de generación. La mayoría considera que las energías más baratas son la eólica y la solar; probablemente perciben que como el sol y el viento están disponibles gratuitamente en la naturaleza, su costo es bajo, desconociendo que las tecnologías para transformar dichas energías en energía eléctrica o térmica no están maduras y sus respectivas inversiones aún resultan muy altas. Si bien el costo variable de estas tecnologías es prácticamente nulo, el costo de inversión es alto, lo que aún no las hace competitivas. No por nada los inversionistas en energía eólica en Chile están pidiendo mayor apoyo al gobierno para instalar los 1.800 MW que están aprobados ambientalmente y que de otra manera será difícil que se instalen. Como ejemplo de los recursos involucrados, en Alemania el sistema de subsidios a las energías renovables implicó en 2009 un costo adicional de 4,6 mil millones de euros para los usuarios finales, y están surgiendo críticas, como en España, por el impacto que ello tiene en las tarifas eléctricas. Esta diferencia de valores se evidencia en la estructura de costos que se incluye en el documento de la Fundación, donde el viento y la solar son energías más caras que las tecnologías tradicionales (valores proyectados para Estados Unidos al 2016).

costo desarrollo unidades generadoras

La responsabilidad de informar a la población sobre temas energéticos como los encuestados cae esencialmente en el gobierno y en las empresas del sector, en un contexto regulatorio donde son los privados los que van orientando las decisiones de inversión. El gobierno ya ha manifestado su preocupación al respecto, con motivo de una encuesta que se realizara el año 2009 para medir la percepción de la población respecto de la hipótesis de que en Chile se construya una planta de energía nuclear. El gobierno ha constatado una desinformación generalizada de la población sobre la energía y ha advertido que un programa nuclear sólo avanzará en la medida que exista consenso social en torno a su importancia. Está por verse como aborda campañas de difusión e información en la materia.

Por otra parte, las empresas privadas se han mostrado cautas en sus campañas de información a la ciudadanía, particularmente aquellas que han estado en el centro de la polémica ambiental. Un 64,67% de los encuestados cree que el Presidente Sebastián Piñera debería hacer en el caso de la Central Castilla lo mismo que para la Central Barrancones, esto es no permitir su construcción. Sólo un 31,71% está en acuerdo con la construcción de Hidroaysén. La falta de información pública sobre esos dos proyectos contrasta con la abundante información en contra de las organizaciones ambientalistas, aunque se aprecia una creciente acción informativa reciente del proyecto hidroeléctrico.

Las universidades también deberían promover discusiones públicas sobre temas energéticos, contribuyendo con información e investigación independiente.

Una pregunta de la encuesta cuya respuesta es cuestionable es aquella que pretende determinar la disposición a pagar. Si nos preguntan si estamos dispuestos a pagar más por la electricidad con tal de proteger el medio ambiente, de inmediato y de corazón contestamos que sí. La respuesta afirmativa de un 77,21% de los encuestados tiene ese valor positivo. Respondemos a la contingencia de un mundo agobiado por sus problemas ambientales, haciendo una valoración cualitativa condicionada por la contingencia. Pero en la práctica responderemos en otra forma, y la encuesta no profundiza para darle credibilidad a la respuesta. En Europa, los eco-consumidores (aquellos dispuestos a efectivamente pagar más por la energía verde) son menos de un 10% y estamos hablando de ciudadanos de alto nivel de ingresos. A nivel mundial se menciona cifras del 4%. Por otra parte, los consumidores chilenos son sensibles a los precios de la energía, aspecto que se demostró en los últimos años, cuando ante precios más altos, los consumidores redujeron su consumo de forma significativa.

Más importante que las respuestas mismas, la encuesta tiene valor al poner en la mesa de discusión el cómo resolvemos el balance entre desarrollo económico y respeto al medio ambiente, y cuáles serán nuestras políticas públicas para enfrentar este dilema. La OECD plantea que el crecimiento verde no puede ni debe ir en contra la disminución de la pobreza, y por ende, el crecimiento económico. Algunos empresarios creen que es imposible lograr crecer sin impactar el medio ambiente, que es lo uno o lo otro. Algunos países están planteando no crecer o reducir el crecimiento para lograr sustentabilidad, claramente nuestro país ha escogido otro camino y apuesta, en todo el espectro político, a lograr altas tasas de crecimiento económico. El desafío es entonces cómo logramos que ese crecimiento sea eficiente en su uso de los recursos naturales, recursos productivos y recursos energéticos. Claramente tenemos mucho camino que recorrer y no se aprecia una discusión pública abierta y amplia sobre el tema, el tema aparece formulado en instancias muy particulares y sesgadas.

1http://www.fjguzman.cl/interna_noticias.php?id=19068

Por Systep, consultora chilena altamente especializada en el campo de los estudios técnicos y económicos del sector energético.

Categories: Política Energética