image description

Inicio > Energía hidroeléctrica > Proyectos hidroeléctricos

Proyectos hidroeléctricos

potencial hidroelectricoHistóricamente, Chile había desarrollado su matriz eléctrica basándose en centrales hidráulicas, limitando la generación térmica al SING y como respaldo en el SIC. Recién hacia fines de los años ochenta empezó a incrementarse sostenidamente la participación de las centrales térmicas, principalmente en el SING, para abastecer los nuevos proyectos mineros. Un segundo hito lo marcó la interconexión gasífera con Argentina a contar de 1997, que permitía traer GNL a bajo costo, lo que gatilló un auge en las inversiones en centrales a gas natural – varias de las cuales serían convertidas a diesel para enfrentar las restricciones del combustible a contar de 2004. Como elemento adicional, el conflictivo desarrollo del proyecto Ralco, con toda la oposición que enfrentó, contribuyó a desincentivar grandes proyectos hidroeléctricos. Como dato, desde entonces no se han construido centrales de embalse en Chile.

generacion por tipo de combustible en Chile

Actualmente, se encuentran en construcción proyectos por unos 3.000 MW de potencia, lo que equivale al 20% de la potencia instalada actualmente. Éstos aportarían del orden de 18.500 GWh de energía al año, muy fuertemente cargados hacia la generación térmica (71% (incluyendo biomasa). Con la demanda creciendo a tasa de 5% anual – suponiendo se potencie la agenda en materia de eficiencia energética – se requiere ejecutar proyectos capaces de entregar otros 19.000 GWh/año de energía adicionales al 2020. Pues bien, ¿cómo se obtiene ésta energía?

De mantenerse la tendencia, la respuesta sería con termoeléctricas. Sin embargo, el desafío que se ha impuesto el Gobierno de impulsar un plan que permita que al año 2020, 20% de la energía eléctrica sea abastecida mediante ERNC (el 20-20), junto con la intervención presidencial en el proyecto Barrancones podría marcar un nuevo punto de inflexión en el desarrollo de la matriz eléctrica. Y en este nuevo escenario, se puede anticipar que la hidroelectricidad recobrará el rol de liderar el suministro de electricidad en el país.

proyectos generacion electrica Chile

Al analizar la carpeta de proyectos hidroeléctricos, los números dicen que hay 1.280 MW aprobados ambientalmente y 3.851 MW en calificación ambiental, a lo que se suma 490 MW del proyecto Neltume que fue temporalmente retirado del SEIA. Los proyectos ya aprobados podrían aportar más de 6.000 GWh/año y el potencial sube a 32.500 GWh/año contando los que aún se encuentran en calificación. Esto significa que la hidroelectricidad por si sola podría cubrir las necesidades del país en los próximos 10 años, sin necesidad de ni un MW térmico adicional más allá de los que están en construcción. Más aún, de acuerdo a estimaciones de la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), Chile tiene un potencial hidroeléctrico del orden de 25.000 MW, con lo que actualmente estaría aprovechando menos de un 25%.

El desarrollo de centrales de pasada permite además aumentar la participación de las ERNC. Un estudio de la CNE1 identificó un potencial de más de 860 MW asociado principalmente al desarrollo de minicentrales de pasada. La Asociación de Pequeñas y Medianas Centrales Hidroeléctricas (APEMEC) tiene catastrados más de 3.000 MW de potencial en proyectos minihidro. Estos proyectos aportarían mayores cuotas de ERNC al sistema, permitiendo posponer inversiones en tecnologías que aún no han madurado.

Sin embargo, el desarrollo de las minihidro no está exento de problemas. Quizás el mayor obstáculo al que se enfrentan es la conexión al sistema. Las instalaciones de transmisión eléctrica tienen fuertes economías de escala que se materializan recién para elevados niveles de potencia. Por eso, una minihidro paga en promedio varias veces lo que le cuesta a una gran central transmitir cada MW, lo que hace inviable una gran cantidad de proyectos. Una alternativa para economizar la conexión es la integración de los proyectos que coexisten en una misma cuenca, dentro de un área geográfica reducida. Eso permite sumar más MW a un mismo sistema de transmisión, bajando los costos individuales.

En la práctica se ha demostrado que no existe coordinación entre desarrolladores de proyectos, ya sea por falta de información (no están al tanto de otros emprendimientos) o por no coincidir en los plazos (un proyecto que está listo para su construcción difícilmente asumirá el costo de construir una línea que permita la conexión de futuras centrales). En este sentido, sería interesante que la autoridad fortaleciera su rol coordinador y que introdujera modificaciones regulatorias que favorezcan una mayor asociatividad entre proyectos.

Los embalses son otra forma de aprovechar la hidroelectricidad y tienen algunas ventajas adicionales, como costos más bajos, mayor factor de planta y la posibilidad de almacenar energía (regulación). 70% de la energía de todos los proyectos hidroeléctricos ingresados al SEIA son de tipo embalse y suman un total de más de 25.000 GWh/año de energía.

Pero éste tipo de proyectos está enfrentando gran oposición ciudadana y se aboga a favor de energías menos invasivas, como las minihidro o la energía eólica. Una minicentral de pasada efectivamente tiene muy bajo impacto. Pero reemplazar los embalses en carpeta requiere de 260 centrales de pasada de 20 MW2, más de 3.000 kilómetros de líneas de transmisión3 y la intervención de unas 50 cuencas. O alternativamente, instalar un aerogenerador cada 850 metros a lo largo de toda la costa de Chile4. Éste simple ejercicio permite ilustrar que el impacto agregado de las ERNC puede ser importante más allá de sus costos.

En resumen, Chile tiene un enorme potencial hidroeléctrico por explotar, el cual debe desarrollar en forma prioritaria, pues cumple con requisitos clave: es abundante, propio, limpio y competitivo. Pero hará falta un debate serio para consensuar el futuro de la matriz energética chilena. Pero para que esto se pueda realizar, es clave que todas las partes comprendan que se debe evaluar sobre diferenciales: rechazar un proyecto no es igual a eliminar su impacto. Significa asumir el impacto de la alternativa que le sigue.

carpeta proyectos hidroelectricos Chile
* Potencia que califica como ERNC de acuerdo a los criterios establecidos en la ley 20.257.

1Estimación potencial hidroeléctrico asociado a obras de riego existentes o en proyecto, 2007.
2Considerando un factor de planta promedio de 55%.
3Considerando un promedio de 25 km por línea, compartida por dos proyectos.
4Considerando aerogeneradores de 2 MW y factor de potencia de 27%.

Artículo publicado originalmente en la Revista del Colegio de Ingenieros.


Por Renato Valdivia, cofundador y editor de Central Energía.


  1. Sebastian Abogabir
    09/11/10 a las 16:34 | #1

    Gracias Renato por tu respuesta. Habra que darle vueltas al asunto porque es prioritario.

  2. Renato Valdivia
    09/11/10 a las 12:30 | #2

    Sebastián

    El Gobierno ha tomado ciertas cartas en el asunto. A través de CORFO, ha creado un subsidio para promover la asociatividad entre proyectos (http://centralenergia.cl/uploads/2010/02/Reglamento-subsidio-lineas-acceso-a-troncal-proyectos-ERNC-RES-370.pdf). Sin embargo, el instrumento es aún muy tímido y no aborda el riesgo de los primeros años, además de ser muy limitado en el tiempo (5 años). El documento está en revisión, entre otros la APEMEC está trabajando para entregar propuestas de mejora. Sin embargo, no se anticipa muchos recursos para este tema.

    La mejor alternativa creo yo es que los desarrolladores se agrupen para poder compartir información y coordinarse en lo posible para resolver el tema de la conexión. Al respecto, es muy prometedor el rol que pueda jugar la APEMEC para las minihidro, y otras asociaciones para otros tipos de proyectos.

    Otra opción sería que el Estado se haga cargo de licitaciones de líneas diseñadas para evacuar el pleno potencial de una cuenca. Sin embargo, esto no funcionaría en el escenario actual, en el que el transmisor debe rentar sus líneas en un marco regulado. Tendría el Estado que estar dispuesto a invertir en infraestructura de transmisión, y no veo que se vaya a cambiar tan drásticamente el funcionamiento del sector (más allá de que cabe preguntarse si sería deseable).

  3. Sebastian Abogabir
    09/11/10 a las 12:10 | #3

    Renato,
    Excelente columna. Creo que uno de los temas mas interezantes es tu propuesta de que la autoridad fortalezca su rol coordinador y que introdusca modificaciones regulatorias que favorezcan una mayor asociatividad entre proyectos mini hidro. Tienes alguna propuesta concreta para promover esa asociatividad?
    Muchas Gracias,
    Sebastian

  4. Sebastián Leyton
    08/11/10 a las 10:39 | #4

    Renato, te felicito porque es un muy buen artículo. Especialmente aclarando las opciones de sustituir las centrales hidráulicas con otros medios de generación.

  1. Thursday, 11 de November de 2010 a las 03:02 | #1