image description

Inicio > Energía termoeléctrica > ¿Podemos evadir el desarrollo termoeléctrico en Chile?

¿Podemos evadir el desarrollo termoeléctrico en Chile?

central termoelectricaEl Banco Central recientemente elevó la proyección de crecimiento del país, situándola entre 5,0% y 5,5% para este año y entre 5,5% y 6,5% para el próximo. El que este buen momento económico se sustente en el largo plazo depende de múltiples factores, siendo uno de ellos la disponibilidad y el costo de suministro energético, este último es hoy uno de los más elevados de América Latina.

tarifa residencial

El consumo eléctrico de los clientes regulados, hogares y comercio, explica aproximadamente el 55% de la demanda del SIC, y mejores expectativas económicas implican necesariamente que aumente. Al mismo tiempo, un aumento en la producción industrial requerirá importantes volúmenes de energía; hoy se observa con interés las oportunidades de desarrollo que producirán nuevos proyectos mineros e industriales. Sólo en el norte del SIC, en la III y IV Región, proyectos como Cerro Casale, Inca de Oro, El Morro, Pascua Lama, Caserones, Pelambres, y AgroSuper, entre otros, requerirán conjuntamente alrededor de 850 MW. En este contexto, dado los tiempos necesarios para materializar inversiones en generación y transmisión, este año debieran decidirse nuevos proyectos eléctricos, de generación y transmisión, que permitirán incrementar la oferta de energía eléctrica a mediados de esta década. Ciertamente la posibilidad de no contar oportunamente con energía a precios competitivos, ya sea producto de la imposibilidad de concretar nuevas inversiones en generación o por falta de un sistema de transmisión, será un factor relevante que pondría en riesgo la materialización prevista de dichos proyectos.

Alternativas como una mayor eficiencia en el uso de la energía y gestión de la demanda, si bien contribuyen a atenuar el crecimiento, son marginales en un país que en los próximos 10 a 15 años debería duplicar su consumo de energía para permitir su desarrollo económico, y por ende también, duplicar su capacidad instalada.

El desafío que se enfrenta no es simple, se requiere un justo equilibrio entre eficiencia económica y seguridad de suministro, siendo por otra parte responsables en la conservación del medio ambiente y la sustentabilidad social. Lamentablemente, no existe tecnología que no produzca, de una u otra forma, un impacto en el medio ambiente. Aquellas que hoy son más limpias, también lo producen de manera visual, sonora, u ocupando extensiones de terreno que, muchas veces, también son importantes. A modo de ejemplo, hoy en California se están desarrollando nueve proyectos termo-solares de gran escala, que en conjunto aportarán 4.580 MW y una vez completados ocuparán 16.684 hectáreas (3,6 ha/MW para una fuente de energía que en el mejor de los casos podría alcanzar un factor de planta de 30% a 35%). Como contraste, recursos hidroeléctricos importantes en la zona de Aysén podrían ser explotados, permitiendo la producción de 2.750 MW, inundando una superficie de 5.910 hectáreas (2,1 ha/MW para una fuente de energía que alcanza un factor de planta de 75%).

En el logro de dicho equilibrio, Chile aprendió en los últimos 15 años, a través de distintas crisis energéticas, la importancia de diversificar su matriz energética, crisis que condicionaran altos costos de suministro, que llevaron incluso durante los años 1998 y 1999 a racionamientos de energía.

energia embalsada gas costo

Los hechos recientes que hicieron abortar el proyecto Central Barrancones, que iba a aportar 540 MW al sistema, dieron lugar a que grupos ambientalistas solicitaran públicamente el término de los proyectos termoeléctricos en el país, sin considerar que la mayoría de las fuentes renovables necesitan energía termoeléctrica de apoyo. Efectivamente, las fuentes renovables eólica, solar e hidroeléctrica, en distinto grado, presentan cierta incertidumbre en la disponibilidad del recurso energético, de manera que requieren el complemento de generación térmica de distintas fuentes (gas, carbón, biomasa, geotermia y diesel).

Respecto a los combustibles fósiles, desde la perspectiva económica, el carbón ha sido históricamente la fuente energética más económica, y por eso ha sido muy atractivo para la generación termoeléctrica. Más aún, la Agencia Internacional de Energía (IEA) proyecta que el carbón seguirá siendo el combustible más económico durante los próximos 20 años.

precios gas carbon diesel

Lo anterior redunda que, a nivel internacional, se proyecta que el desarrollo energético continuará prioritariamente basado en centrales térmicas a carbón, principalmente impulsado por las economías emergentes de Asia, pero también con participación de países miembros de la OECD, aunque en estos últimos ha ganado terreno el gas natural. Este desarrollo es acompañado con crecientes exigencias ambientales a los proyectos a carbón, tanto en contaminación local como en producción de gases de efecto invernadero.

termoelectricas en construccion por pais

El desarrollo de las energías renovables está teniendo importante desarrollo, particularmente en Europa y Norteamérica, motivado fundamentalmente por el objetivo de reducir la producción de gases de efecto invernadero de las grandes economías industriales. Sin embargo, los objetivos son acotados, a nivel europeo se ha planteado el logro al 2020 de un 20% de consumo energético viniendo de energías renovables, y ya surgen voces de alarma de no ir más allá, por los altos costos que ello implica. La Energy Information Administration (EIA) también es cauta en sus proyecciones, la mayor contribución de las energías renovables a la producción de energía a nivel mundial en tres escenarios de crecimiento de la economía global sería de un 18% al año 2035 (Figura 5).

proyeccion generacion electrica

La interrogante central es entonces, en un contexto mundial de economías emergentes, altamente competitivo, cómo debe Chile abordar su desarrollo energético y eléctrico futuro. ¿Sin centrales a carbón? ¿Con o sin grandes centrales hidroeléctricas? ¿Con que porcentaje de energías renovables no convencionales? ¿Cómo debe controlar los impactos ambientales locales y la emisión de gases de efecto invernadero? No hay una sola respuesta a las preguntas anteriores, pero es claro que el país no puede seguir un camino aislado; debe observar cuidadosamente, sin discriminación, todas aquellas alternativas tecnológicas que le permitan generar electricidad, con exigencias ambientales que controlen emisiones de contaminantes locales y globales, y siempre manteniendo una prudente racionalidad económica en las definiciones y decisiones, tanto en el ámbito público como privado. El país no puede seguir cantos de sirena que hagan peligrar su abastecimiento energético futuro, amenazando su desarrollo económico y social.

Por Systep, consultora chilena altamente especializada en el campo de los estudios técnicos y económicos del sector energético.

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.