image description

Inicio > Transmisión y distribución > Transmitiendo señales económicas desde el SIC-norte

Transmitiendo señales económicas desde el SIC-norte

transmisionNo es de extrañarse que cuando dos grandes países tienen rutas de intercambio comercial angostas y congestionadas, el movimiento de bienes entre ellos comienza a decaer. Las señales económicas motivan a generar industrias locales que priorizan abastecer el consumo nacional por sobre la exportación/importación ya que ésta es encarecida por la falta de “rutas comerciales” que unan ambos mercados.

Son señales económicas conocidas y que mueven a todo inversionista, incluso a los grandes generadores eléctricos que piensan establecerse en nuestro país.

Hoy en día tenemos “carreteras eléctricas” que están con altos riesgos de congestión tanto para la zona sur como para la zona norte de nuestro sistema interconectado central (SIC):

• Un sistema de 500 kV entre Ancoa y Alto Jahuel con alto riesgo de congestión ante escenarios de despacho de los grupos hidráulicos del sur y futuras carboneras de la Región del Biobío.

• Un sistema de 220 kV entre S/E Nogales y Pan de Azúcar con riesgo de congestión ante el crecimiento de la demanda en el norte del SIC y la necesidad de importación desde la zona centro-sur del sistema (lugar en que encontramos la reserva en giro del SIC).

En particular, para este último caso, vemos que la “estrechez” de los caminos eléctricos puede llegar a provocar un desacople económico. En efecto, la falta de capacidad de transmisión causaría, bajo ciertos escenarios, que se imposibilite la transferencia de más de 240 MVA desde Nogales a Pan de Azúcar, llevando a que la operación del sistema se aleje del óptimo económico al ser necesario el despacho de unidades de generación de mayor precio (en particular diesel) ubicadas al norte de Pan de Azúcar. El efecto, el desacople significa la creación de dos subsistemas en que:

• se tiene un mercado eléctrico al sur de S/E Nogales con excedentes de energía que no pueden ser transmitidos al norte. Ese exceso de oferta provoca la baja de los costos marginales en el subsistema sur (principalmente excedentes carboneros e hidráulicos).

• se tiene un mercado eléctrico al norte de S/E Pan de Azúcar con déficit de energía que debe ser abastecido por centrales locales de mayor costo (principalmente diesel). Este déficit provoca un incremento en los costos marginales del subsistema norte.

Considerando que los procesos regulados de expansión de nuestro sistema de transmisión troncal sólo podrán poner en servicio un nuevo desarrollo en transmisión para el año 2015 (estimativo) ¿en qué mercado trataría usted de ubicar una nueva central carbonera? ¿donde ya existe un riesgo de exceso de oferta y, por ende, bajos precios por su energía? ¿o dónde se presenta una clara posibilidad de déficit energético con el consiguiente incremento de precios a pagar por la energía inyectada?

Esto no es un misterio del mercado eléctrico chileno. No sólo lo apreció el proyecto Barrancones, sino que también lo visualiza Guacolda como oportunidad para su quinta unidad, Eike Batista con sus unidades de Castilla y otros agentes que han visto las costas de la tercera y cuarta región como un buen polo de desarrollo carbonero.

No nos extrañemos que en un sistema que goza de un libre mercado competitivo para la generación pero regulado y con plazos burocráticos para la transmisión, tengamos este tipo de señales. Al fin y al cabo si las señales económicas nos mueven día a día como consumidores individuales, no es extraño que también rigan a los grandes grupos inversionistas de nuestro sector energético.

Por Felipe Escobar, ingeniero civil electricista PUC, Especialista Senior de Estudios Eléctricos.

  1. 13/09/10 a las 16:03 | #1

    Excelente columna, ayuda a entender muchas cosas. Alguna idea de la fecha esperada en que este riesgo de congestión se materializará? Entiendo que el flujo de energia aun es lıbre al norte y al sur de Nogales

  1. Sin trackbacks aún.