image description

Inicio > Institucionalidad > Calificación ambiental de proyectos

Calificación ambiental de proyectos

calificacion ambientalAnte la discusión ambiental de los últimos días -a propósito de la ubicación de la central termoeléctrica Barrancones en Punta de Choros, ya descartada- vuelve la percepción ciudadana de que el Sistema de Evaluación Ambiental (SEIA) no da garantías como mecanismo de protección del medioambiente. Ante ello, parece fundamental determinar claramente funciones y responsabilidades, más aún cuando como país hemos acordado crear un Servicio de Evaluación Ambiental. Un organismo que entregue confianza de idoneidad técnica a la ciudadanía y que asegure una evaluación de los impactos ambientales de calidad que sea independiente de las presiones existentes por parte de la ciudadanía, los actores políticos y los sectores productivos del país.

El SEIA es un instrumento que tiene como objetivo determinar aquellos proyectos que generan efectos adversos sobre la salud de las personas, los recursos naturales, las comunidades y grupos humanos, las áreas, recursos y población protegida, el valor turístico o paisajístico y el patrimonio cultural de aquellos proyectos que no lo generan.

Además, determinar aquellos proyectos que sí generan efectos y, en ese caso, cuantificar sus impactos, predecir sus efectos, mitigarlos o compensarlos, además de establecer un plan de seguimiento que asegure que el medioambiente se comportará dentro de los márgenes establecidos durante la evaluación.

El proyecto de Barrancones, al igual que todos los proyectos regionales, fue evaluado por distintos órganos del Estado. En dicho proceso la ciudadanía puede hacer sus observaciones durante un período de 60 días. Finalmente, la comisión de evaluación regional (Corema) aprueba o rechaza el proyecto, verificando que se cumpla la normativa y que se hace cargo de los efectos adversos indicados.

El país completo ha entendido que para asegurar la protección del medioambiente se deben garantizar dos aspectos: primero, que se genere información técnica lo más confiable posible, evitando presiones externas y, segundo, que los proyectos regionales se califiquen en las propias regiones.

Si la ciudadanía considera que sus observaciones o la información científica que entregaron en el proceso de evaluación no fue debidamente considerada, puede presentar un recurso de reclamación ante la Dirección Ejecutiva de la Conama. Es sólo en esa instancia en la que dicha dirección comienza a hacer un análisis del proyecto, lo que asegura la independencia regional en la decisión inicial.

Aprobado el proyecto a nivel regional, se garantiza que el proyecto cumple todas las exigencias ambientales que como país hemos establecido, lo cual debiera tranquilizar a la ciudadanía. Esto, sin perjuicio de que quienes crean que el proceso no se ha desarrollado de manera adecuada, puedan presentar los antecedentes que sustenten su posición en las instancias correspondientes.

Sin perjuicio de lo anterior, siempre ha existido la posibilidad de que fuera del SEIA existan acuerdos entre distintos actores. Esto es justamente lo que aconteció en el caso del proyecto Barrancones, en que el Presidente llegó a un compromiso velando por el interés del país.

Por Ignacio Toro, Director Ejecutivo de la CONAMA.

Categories: Institucionalidad
  1. 03/09/10 a las 06:37 | #1

    Creo que, de alguna manera, CONAMA (y en adelante el SEA) tienen que afrontar con mas claridad frente a la ciudadania ese concepto tan politicamente impresentable pero a la vez tan ineludible: no se trata de aspirar al impacto cero -que es imposible- sino de cuanto impacto ambiental estamos dispuestos a afrontar como pais a estas alturas. Buena parte de la ciudadania sigue aspirando a ese imposible que es el “impacto cero”. Al respecto, yo sigo con la duda de si, dentro de los lugares posibles, la localizacion de Barrancones es una clara “insensatez ambiental” o es por que no hay muchas alternativas mejores que no disparen los costos.

  1. Sin trackbacks aún.