image description

Inicio > Costos de la energía > Electricidad, ¿verde o roja?

Electricidad, ¿verde o roja?

semaforoDepende… esa es la respuesta correcta que consecuentemente conducirá a una mezcla equilibrada de ellas, entendiéndose que esto debe satisfacer aspectos técnicos asociados al compromiso entre costos actuales y futuros. ¿Qué tasa de descuento aplicar? Sin duda los ecologistas aprecian preferentemente lo que recibirán nuevas generaciones, como contrapartida de lo que una industria o persona desea para su progreso hoy para lo que obviamente requiere los menores costos y por tanto aplican distintas tasas de descuento reflejando así mayor interés por lo futuro o por lo actual y que es distinto en un país desarrollado o uno donde las necesidades básicas apenas se satisfacen.

Frecuentemente pregunto a mis alumnos si prefieren electricidad generada con medios renovables (verdes) o contaminantes (rojos) y sin dar mayores antecedentes la respuesta se inclina mayoritariamente por las primeras. Sin embargo, si instruimos en los aspectos técnicos asociados al desarrollo de sistemas eléctricos y ponemos precio a la generación de electricidad con diversas tecnologías, las respuestas cambian, y mientras más instruida es la audiencia, incluyendo los variados visos que la discusión tiene, las preferencias van hacia el centro, es decir hacia una equilibrada combinación (amarillo). En efecto, postulemos un mercado muy democrático con un sistema de prepago de la electricidad que se usase para definir los desarrollos futuros de la respectiva tecnología, en el que se pudiese adquirir en el supermercado la tarjeta roja, amarilla o verde, equivalentes todas a una misma cantidad de kwh de energía, pero a precios que reflejen los costos reales de esas tecnologías (ojo .. del kwh .. no del kw como muchos artículos calculan para su conveniencia). Puede adivinarse que en barrios humildes los resultados serían bien distintos a los de otros sectores consumidores. ¿Y cuál sería el resultado a nivel de la industria y la minería? Lo que no hay duda es que finalmente terminaremos siempre, ya sea por razones técnicas o económicas, en un punto intermedio y esto implica desarrollar el recurso natural de Chile, hidroelectricidad, cuya dependencia y variabilidad hidrológica exige apoyarnos en termoeléctricas, incluida la nuclear cuyo actual estado del arte permite desarrollos de tamaño pequeño y modular, todo ello complementado por desarrollos renovables, como la geotermia aún no desarrollada en Chile, cuyos costos son mayores pero decrecientes, y cuya introducción es necesaria como forma de incorporarnos al mundo desarrollado en el que los precios son necesariamente mayores, con la consecuencia en cadena que afecta aun toda la industria y servicios. Lo otro que es indudable es que quienes votasen por un rojo puro definen un pais con huella de carbono alta, pero con suministro seguro, y los que votasen por verde puro, atenuarían fuertemente la huella pero muy probablemente con costos altísimos para un sistema inseguro o muy sobreequipado (¿con respaldos diesel?).

Por Francisco Aguirre Leo, Director Ejecutivo de Electroconsultores.

Categories: Costos de la energía
  1. Diego
    31/08/10 a las 10:03 | #1

    La diversidad de la matriz energetica es un tema que cada vez cobra más atención.

    Lamentablemente solo apearece a la luz pública cuando hay racionamiento energético, o hay sequías, apagones o el nuevo tema donde tiene que intervenir el presidente de la república y poner los puntos sobre las “ies”. esto quiere decir que somos más reactivos que proactivos.

    Es importante conocer la opinión de la gente al respecto, concuerdo con un punto expuesto anteriormnete, en el cual, a mayor conocimiento del tema, las respuestas varían y estas pueden ir de una posición a otra a medida que nos introducimos en el tema.

    Es lamentable como algunas personas pueden manipular la información para convencer a otras para inclinarse por cierta postura, esto radica en el desconocimiento sobre el tema, por decirlo de alguna manera.

    Claramente la comunidad necesita estar instruida para opinar con certeza y tener su propia posición del tema energético, las escuelas, colegios y universidades deben tomar un rol importante en este caso.

    Por otro lado y ligado con lo anterior, es importante conocer los tipos de planta que necesitamos, como plantas de potencia firme o base y planta de apoyo o rescate o de emergencia.

    Las de carbón, las hidroelectricas cumplen con estas función, al ser más economicas que otras son viables y económicas. las termonucleares tambien entregan potencia firme, pero la operación demoras varios años.

    Actualmente, las termoelectricas a carbón en Chile tienen una alta participación, debido al bajo costo del carbón, el corto periodo de puesta en marcha y su alto factor de planta, sin embargo son muy contaminantes, pero actualmente estas están más amigables con el medio ambiente, ya que operan bajo lecho fluidizado, esto es muy técnico de explicar, pero entender esto, podría aclarar muchas dudas que presenta la comunidad al momento de emitir alguna opinión.

    Obviamente que la apuesta a futuro son las ERNC, pero estas deben ser consideradas como alternativas y apoyo. En el norte de Chile tenemos las mejor radiación solar a nivel mundial, como para implementar una planta termoelectrica solar, algunos dicen ok, pero que sucede en la noche?, puede ser un buen argumento para rechazar este tipo de proyecto, sin embargo para este tema ya existe solución, con el respaldo de sales fundidas, que de paso, chile tiene un alto potencial en esto, podríamos tener energía durante la noche.

    En fin, el tema da para mucho y tiene muhas aristas que podemos desarrollar largamente.

    Por el momento me quedo con algunas reflexiones: ¿Cual sería la postura de la comunidad si pudieran estar algo más instruida sobre el tema?

    ¿ Las ERNC deben ser evaluadas con otros paranmetros y no como plantas convencionales?

    ¿ Será la energía nuclear una solución concreta al tema energetico?

  2. Renato Valdivia
    30/08/10 a las 14:33 | #2

    Efectivamente es importante discutir y consensuar una matriz equilibrada. Al respecto, mi opinión es que falta una política de Gobierno que fije lineamientos de desarrollo de la matriz energética.

    Otra consideración es la siguiente: el mercado es el mejor mecanismo para desarrollar las inversiones en suministro de energía eléctrica de manera óptima. Pero cuando el mercado tiene una falla, la autoridad debe procurar corregirla. ¿Cuál es el punto? Si las emisiones locales y globales tienen externalidades que impactan la salud y la competitividad de exportaciones, se les debe poner precio. Esto no significa que no vaya a haber nuevos desarrollos térmicos. Simplemente que en la matriz socialmente óptima, su participación va a ser algo menor. Y dentro de las térmicas (acordémonos que existen varias tecnologías dentro de éstas), probablemente crezca la participación del GNL en desmedro del carbón. Total, ya tenemos Quintero y Mejillones.

  1. Sin trackbacks aún.