image description

Inicio > Eficiencia energética > Haciendo más cómoda la “Uncomfortable Truth”

Haciendo más cómoda la “Uncomfortable Truth”

eficiencia_energeticaEl debate medioambiental ya se ha discutido ampliamente y el llamado a los ciudadanos es claro: si queremos seguir ocupando el planeta debemos darnos duchas más cortas, bajar la temperatura de la misma, apagar las luces que no usamos, ocupar menos el auto; en fin, un sinnúmero de limitaciones y modificaciones en nuestros hábitos diarios, las cuales a veces nos parecen exageradas.

Para el nivel de compromiso con el cuidado de la tierra que tiene un habitante promedio, en varias ocasiones da la impresión de que no es posible reducir el impacto de nuestras acciones sin sacrificar nuestras costumbres.

En parte es cierto, pero existen una serie de buenas prácticas que nos pueden ayudar a reducir nuestro consumo energético, con el evidente beneficio económico que implica, manteniendo nuestro estándar de vida relativamente similar.

Hoy vivimos con equipos eléctricos, a gas, etc. que fueron desarrollados hace décadas, y sin embargo seguimos utilizándolos, pensando que “no se ha inventado nada nuevo”. La realidad es diferente. Por poner un ejemplo, las calderas, esos monstruos gigantes comedores de gas y de un pedazo importante del presupuesto mensual cuentan hoy con una competencia fuerte en las bombas de calor. Estas últimas no sólo funcionan con electricidad, la cual es mucho más limpia, sino que tienen costos operacionales mucho menores, se instalan más fácilmente y permiten mantener el mismo nivel de temperatura ambiente.

Por otro lado, la iluminación LED se acerca a pasos agigantados hacia lograr los estándares lumínicos y de color de sus contrapartes fluorescentes, halógenas o incandescentes, con ahorros que en algunos casos pueden sobrepasar el 90%.

La idea no es hacer una lista tan exhaustiva, pero si uno se toma el tiempo sólo de poner atención en las nuevas tecnologías, se dará cuenta de que puede cambiar el refrigerador, el auto, las aislaciones de la casa, la ducha, termos, etc. por aparatos mucho más eficientes, manteniendo el nivel de vida prácticamente inalterado, pero logrando cuidar el medio ambiente, y por qué no decirlo, nuestro bolsillo.

Lo importante es lograr un cambio de enfoque con respecto al consumo energético, ingeniárselas para reducir nuestro impacto en el medioambiente sin sacrificar nuestro confort.

El ideal sería emitir lo menos posible, pero evidentemente el óptimo no se encuentra en sacrificar completamente nuestra calidad de vida en pos de la calidad de vida de la tierra. Podemos partir con pequeñas acciones, y cuando veamos el impacto que éstas tienen en el mundo, podremos ir dando pasos hacia el ahorro más extremo, pero por el momento, simplemente abramos los ojos, y entendamos que el mundo está haciendo esfuerzos por lograr eficiencia, y que nosotros podemos aprovechar ese trabajo para hacer reducir nuestras emisiones, y no nuestra calidad de vida.

Por Carlos Mulatti, gerente de proyectos de Energen Chile.

  1. Jorge Veyl
    20/08/10 a las 16:29 | #1

    Joaquín, creo que tienes razón, pero cualquier cambio debe empezar con detalles como los de la columna, de lo contrario nunca se llegaría al nivel de desarrollo que tú propones.
    Podría ejemplificarse con una dieta: para adelgazar se debe comenzar con un cambio paulatino para lograr resultados, pues si se empieza en forma extremadamente estricta, al finalizar, existen más posibilidades de volver al estado inicial; o en este caso, de querer abortar misión en medio del proceso, como podría suceder con cambios que parecen demasiado radicales para una sociedad acostumbrada a tener la energía en abundancia y al alcance de la mano.

  2. 20/08/10 a las 14:23 | #2

    Carlos

    Desafortunadamente, yo soy menos optimista que tu. Le he dado bastante vuelta a lso numeros, y he llegado a la conviccion de que solo a traves de sacrificios en el confort se puede pretender que los paises en desarrollo alcancen el consumo de energia de los paises desarrollados sin generar un desequilibrio ambiental mayor. Para que el mundo alcance al consumo energetico per capita de los paises de la OCDE habria que multiplicar la oferta mundial actual por 2,5. Puedo creer que habra mejorras tecnologicas, pero dudo que sean suficientes para permitirnos este incremento sin problemas mayores asociados. Entiendo que el discurso “debemos vivir peor para hacerlo sustentablemente” es indefendible por cualquier politico o policymaker, pero creo que mirando las cifras es la dura y simple verdad.

  1. Sin trackbacks aún.