image description

Inicio > Regulación eléctrica > Feed-In Tariff

Feed-In Tariff

ERNCEste es el primero de una serie de artículos orientados a analizar los distintos instrumentos normativos que buscan incentivar o apoyar el desarrollo de la generación eléctrica con Energías Renovables No Convencionales (en adelante ERNC), utilizados por distintas legislaciones a nivel mundial. Cada uno de estos instrumentos apoya desde una dimensión distinta a las ERNC. Creo que no es necesario explicar por qué es necesario impulsar las ERNC en nuestro país o tratar otros antecedentes, los cuales han sido vistos en otros artículos, cómo el El desafío del 20-20.

Se debe tener claro como punto de partida, que adoptar impulsos regulatorios de cualquier tipo tiene costos asociados, los cuales deben ser asumidos por las personas, generalmente como impuestos (si son aplicados a las empresas, repercutirán de todas formas a los consumidores) o con un aumento de los costos. Por ende, antes de comenzar a discutir si queremos impulsar la generación eléctrica se debe asumir que habrá un aumento de costos, al menos en un período inicial. En una economía de libre mercado, si no se han desarrollado las ERNC debe ser porque bajo las reglas del mismo, no son económicamente atractivas de utilizar para generar electricidad en el mercado eléctrico chileno.

Esta serie de artículos finalizará con un análisis del Sistema de Incentivo a las ERNC Chileno (Ley 20.257), en base a lo analizado previamente sobre cada instrumento.



Feed-In Tariff

El Feed-In Tariff (en adelante FIT) es un instrumento normativo que impulsa el desarrollo de las ERNC, mediante el establecimiento de una tarifa especial, premio o sobre precio, por unidad de energía eléctrica inyectada a la red por unidad de generación ERNC. Es decir, interviene el precio que es recibido por el generador ERNC, obteniendo éste actor, claridad sobre el precio mínimo que le será pagado por concepto de electricidad. Este sistema surgió en EE.UU. con la Public Utility Regulatory Policies Act (conocida como PURPA) en 1978, siendo adoptado por aproximadamente 50 países 1 y Estados, destacándose Alemania, España y Dinamarca.

Los elementos esenciales para que podamos entender la existencia del FIT son 3, que son entendidas como obligaciones. En primer lugar, y quizás lo más característico de este instrumento, es que la autoridad establece una tarifa mínima, sobre precio o premio para la electricidad inyectada proveniente de ERNC, tarifa que se tiende a diferenciar según el tipo de energía, tamaño y ubicación de la central ERNC. En segundo lugar, se establece una obligación de acceso a las redes eléctricas a las centrales ERNC, para de esta forma asegurar que los generadores estarán en condiciones de entregar su producto. En tercer lugar, debe existir una obligación de compra de toda la electricidad inyectada al sistema. Esta última obligación tiene 3 principales variantes a nivel mundial, en las cuáles no ahondaré en el presente artículo (por un tema de extensión).

Dentro de los últimos años, los sistemas de FIT de Alemania y España han pasado a ser los modelos más reconocidos del FIT a nivel mundial, razón por la cual es pertinente analizarlos brevemente 2. El Sistema Alemán de FIT establece distintas tarifas para la energía eléctrica inyectada por las centrales, en razón del tamaño de la misma, ubicación y tipo de energía utilizada, las cuáles son aseguradas por un largo plazo (períodos fijos, por ejemplo tarifas hasta el año 2025). Esta diferenciación de las tarifas se fundamenta desde una lógica de evitar apoyar en sobre medida a centrales que por los factores que utilizan para generar electricidad se encuentran en una situación más competitiva y cercana a las energías convencionales. Apoyar a centrales que no necesitan en la práctica de dichos incentivos o medidas de apoyo, solo se traduce en el uso ineficiente de los recursos. Por ejemplo, las tarifas serán más altas para la energía solar y geotérmica, pero para las centrales hidráulicas entre 50 y 100 MW el apoyo será ínfimo. Los costos de establecer esta tarifa especial son asumidos por los consumidores, con un aumento en sus boletas de consumo eléctrico.

Otro elemento característico del FIT alemán, consiste en la disminución progresiva de las tarifas fijadas por la autoridad. Esto quiere decir que todos los años, las tarifas se reducen en un determinado porcentaje respecto de la fijada originalmente, para las centrales que entran en operación ese año. Por ejemplo, si una central entra en operación el primer año, podrá acceder al 100% de la tarifa por la duración de este beneficio (por ejemplo, 15 años), la que entra el segundo año puede optar al 95% de la tarifa por el plazo restante y así sucesivamente. Esa disminución no es en la misma medida para todas las tecnologías, sino que varía según el tipo de energía. De esta forma, se busca impulsar el desarrollo tecnológico de las tecnologías menos maduras con una disminución progresiva más fuerte, para que de esta forma las empresas dedicadas a la manufactura de estas tecnologías tengan la presión por parte de las empresas generadoras de continuar innovando.

El FIT Español se diferencia principalmente del alemán, debido a que las tarifas especiales para las ERNC se basan en los CMg promedio del año anterior, por lo que las tarifas ERNC van cambiando año a año, tomando como base una situación más cercana. Como en el sistema alemán, en este sistema existen tarifas diferenciadas según tipo de energía y tamaño, las que se calcularán en base al valor de los CMg del año anterior. Una diferencia, es que en España la tarifa será plana por un período determinado de tiempo (sin importar en que año entró en funcionamiento la central), al cabo del cual se reduce por igual para todas las centrales de ese tipo de energía. Por ejemplo, por un período inicial de 10 años la tarifa para la generación eólica será de 150% de los CMg, al cabo de los cuales baja a 125% por un período de 5 años.

El FIT como instrumento normativo de incentivo a las ERNC posee varias ventajas, de las cuales solo mencionaré algunas. En primer lugar, al establecer tarifas diferenciadas según el tipo de ERNC usada, permite desarrollar integralmente todas las tecnologías y no solo las que se encuentran en una situación más competitivas respecto de las energías convencionales. De esta forma, al impulsar todas las energías es esperable que las tecnologías menos maduras logren avances, tendiendo en el futuro a la baja de sus costos. Una segunda ventaja del FIT, es que no impone ninguna barrera a los actores del mercado, los cuales son libres de generar electricidad (sin ninguna sanción en caso de no hacerlo) con medios ERNC si lo estiman conveniente, aprovechando las tarifas fijadas, sin verse obligados a invertir en medios de generación ERNC. Una tercera ventaja, es que beneficia a todas las empresas generadoras, sin importar su tamaño (se reducen las asimetrías en base al tamaño de las mismas, lo que incide en el acceso a crédito, entre otros elementos), lo que incentiva a que nuevos actores ingresen a nuestro mercado. Esto es fundamental, ya que acorde al Índice Herfindahl-Hirschman y los datos que se extraen de la potencia instalada en Chile 3, el mercado de generación eléctrica chileno se encuentra altamente concentrado.

Las desventajas del FIT, en primer lugar se encuentran relacionadas con el hecho de que la autoridad interviene el mercado de la generación, al fijar tarifas específicas para las ERNC lo que entraría a chocar con la libertad de mercado vigente en el segmento de generación, además del rol de subsidiariedad establecido para el Estado en el artículo 1° de la Constitución Política de la República, como la garantía de la no discriminación arbitraria en materias económicas por parte del Estado, señalada en número 22 del artículo 19 de la carta fundamental. Una segunda desventaja señalada a la aplicación del FIT es que aumentaría las tarifas eléctricas, con lo que se pasaría a llevar la segunda garantía del artículo 137 de la LGSE, consistente en garantizar la operación más económica para el conjunto de las instalaciones del sistema eléctrico. El argumento de que este sistema es el más costoso, ha sido refutado por algunos autores 4, como asimismo por la International Energy Agency 5, quiénes lo han señalado como la mejor opción para obtener el desarrollo más eficaz y veloz de las ERNC dentro de la matriz de generación eléctrica. Asimismo, respecto a este argumento se ha señalado que “los indicadores de eficiencia y efectividad de las políticas obtenidos en un estudio realizado por el instituto Fraunhofer, son los más altos para este tipo de sistema.”


1 MENDONÇA, Miguel; JACOBS, David; “Feed-in Tariffs Go Global: Policy in Practice”; Renewable Energy World; Septiembre, 2009
2 RAGWITZ, Mario; HUBER, Claus; “Feed-In Systems in Germany and Spain and a comparison”; Fraunhofer Institute Systems and Innovation Research
3 CENTRAL ENERGÍA; 30 de Abril de 2010; Centrales en Chile
4 MENDONÇA, Miguel; JACOBS, David; op. cit.
5 INTERNATIONAL ENERGY AGENCY; “IEA Summary: Deploying Renewables 2008″; 2008; página 17
6 COMUNIAN, Flavio; Experiencias Internacionales en el Fomento de las Energías Renovables para Generación Eléctrica, Propuestas para el caso chileno; En: Energías Renovables, y Generación Eléctrica en Chile N-13, Temas de desarrollo humano sustentable; Santiago, Chile; Endesa Eco y PNUD, Diciembre, 2007; página 50, citando a “Monitoring and evaluation of policy instruments to support renewable electricity in EU Member States”, Fraunhofer Institute System und Innovationsforschung, Alemania 2005.


Por Sebastián Leyton Pérez, egresado de Derecho de la U. de Chile, memorista sobre aspectos regulatorios de las ERNC.

  1. Sebastián Leyton
    26/07/10 a las 13:07 | #1

    Estimados,

    Les escribo para dejarles el link al sitio web del programa FIT de Ontario, Canadá. Supuestamente es el mejor evaluado y completo de todo América. Aún no he tenido la oportunidad de revisarlo, pero les dejo la información en caso de que alguien más esté interesado

    http://fit.powerauthority.on.ca/Page.asp?PageID=1115&BL_WebsiteID=19

  2. Renato Valdivia
    19/07/10 a las 16:54 | #2

    Muy buen aporte Matías, no conocía dicha presentación, si bien el tema de las licitaciones se toca en una serie de dos artículos: http://centralenergia.cl/2010/04/28/licitaciones-de-energia-parte-1/ y http://centralenergia.cl/2010/04/29/licitaciones-de-energia-parte-2/. Vamos a intentar conseguir autorización para publicar la presentación de Manuel Cruzat. @Matias Lyon

  3. Matias Lyon
    16/07/10 a las 01:06 | #3

    Sebastián, felicitaciones por el artículo. Está muy bien documentado y con argumentos a favor y en contra. Estaremos atentos para la continuación de la serie.

    Respecto a los beneficios del FIT y otras políticas aplicadas en Alemania, acá hay una presentación al respecto de Antje Wandelt
    http://www.cigre.cl/sem_2_junio_10/presentaciones/CAMCHAL%20AHK.pdf

    Siguiendo con los comentarios, creo que hablar de que estas políticas públicas causan aumento en los costos de las tarifas y sólo son atractivas para los promotores de las ERNC y los políticos es un mito muy arraigado. La actual legislación ha provocado un aumento excesivo en los precios de las licitaciones (http://www.outsider.cl/presentacion-comision-economia.pdf) sin ningún beneficio social o ambiental. Este aumento se explica en parte por la excesiva concentración del mercado de generación, como se explica en el punto 3. Todo libre mercado deja de serlo cuando los oferentes pueden coordinarse “entre cuatro paredes”, sin miedo a que ingresen más actores al mercado dado el corto plazo en el llamado de las licitaciones (cito: “Plazos cortos en los llamados a licitación constituyen una gran barrera de entrada para nuevos inversionistas en el sector” http://web.ing.puc.cl/~power/alumno09/licita/licitachile.htm “Se sugiere leer “Eléctricas europeas ven difícil llegar a tiempo a licitaciones”, Martes 26 de Septiembre de 2006, El Mercurio Online. Empresas europeas cuestionan los cortos plazos del primer proceso de licitación”).

    Mantener el “status quo” puede resultar más costoso que una buena política pública bien aplicada, como es el caso del FIT en el desarrollo de las ERNC y sin duda abriría el mercado a nuevos agentes y nuevas tecnologías.

  4. Sebastián Leyton
    15/07/10 a las 15:02 | #4

    Carlos,

    Muy buen aporte a la discusión. Eso sí, tengo que señalar que no concuerdo con el hecho de que el FIT esté en retirada, siendo que fue implementado en Inglaterra en Abril (de formar mixta con el Sistema de Cuotas imperante), en otros tiempos defensores testarudos del Sistema de Cuotas. Asimismo, hace pocos días fue anunciado la aplicación del FIT por Los Angeles, California para la generación eléctrica solar.

    Respecto a lo que señalas sobre las tarifas eléctricas, varios autores ya han señalado que el FIT es la vía para lograr bajar las tarifas eléctricas ERNC, por el impulso que dan a la industria de manufacturación tecnológica.

    Respecto a la situación de España, creo que se debe más bien a una tarifa excesivamente alta específicamente para la generación solar, lo que se debe sumar al escenario económico actual. En ambos países las discusiones han estado más bien orientadas a como mejorar el sistema que reemplazarlo.

    Sobre los elementos legales o constitucionales, al menos podemos señalar que lo establecido por el art. 137 de la LGSE, vienen a considerarse como los principios de nuestro sistema eléctrico. Respecto al argumento constitucional, yo no lo comparto, pero creo en un esfuerzo por tratar de ser lo más imparcial y objetivo con este instrumento de incentivo, igual lo incluí en el artículo.

    No quiero emitir alguna conclusión todavía, siendo que este es el primero de una serie de artículos sobre instrumentos de incentivo a las ERNC. De hecho los siguientes serán sobre las principales variantes del Sistema de Cuotas, y en el futuro aterrizar estos modelos a la situación chilena. Además, en ningún caso estos instrumentos normativos por sí solos son la solución a la generación eléctrica con ERNC, sino que deben entenderse dentro de un conjunto de medidas de apoyo e incentivo a las ERNC, al servicio de un objetivo o política energética amplia, quizás en el caso chileno representadas por el desafío 20-20.

    La próxima semana debiese tener listo el siguiente artículo. Un abrazo, saludos

    @Carlos Barría

  5. Renato Valdivia
    15/07/10 a las 14:39 | #5

    Interesante tu aporte Carlos. Es cierto lo de Europa, han dedicado muchos recursos a subsidios y les está pasando la cuenta. Sin embargo, la reflexión es que si ya se decide potenciar el desarrollo de nuevas tecnologías, más allá que uno esté de acuerdo o no con esto, tal vez la cuota no es la mejor manera, ya que favorece a las menos novedosas de las alternativas.

    Yo sigo pensando que en lugar de establecer subsidios para ERNC, sin importar bajo qué esquema, es preferible gravar a las tecnologías contaminantes, internalizando el costo social por el que actualmente no responden (CO2, emisiones locales, contaminación térmica, etc.). Bajo esas condiciones, dejemos que se desarrollen las tecnologías más competitivas.

    En lo relativo al auto, respondería en la misma línea: antes de subsidiar al híbrido, eliminemos los subsidios implícitos de la bencina/petróleo.@Carlos Barría

  6. Carlos Barría
    15/07/10 a las 13:25 | #6

    Algunas reflexiones:

    Primero, pensar en aplicar políticas públicas que per se causan aumento de costos sociales, en términos de la tarifa eléctrica, no es muy eficiente, menos en un país que debe invertir los recursos en resolver serios problemas sociales como educación, salud y pobreza.

    Segundo, la aplicación de subsidios a las ERNC es atractiva para los promotores de ERNC (inversionistas privados), es beneficiosa políticamente (…”El desafío del 20-20″) y es la forma más fácil que el regulador tiene para resolver un problema complejo.

    Tercero, el esquema FIT está en retirada por los altos costos que ha provocado principalmente en España y Alemania. Además, no es compatible con la estructura actual del mercado eléctrico chileno, determinación de precios, tarificación y planificación de nuestra transmisión, localización de congestiones, es decir, es un traje que no es para nuestro modelo.

    Cuarto, podemos discutir si el FIT cumple o no los objetivos de incentivar el uso de ERNC y por ende reducir emisiones, o si es una buena o mala política, pero hablar de inconstitucionalidad por la intervención del Estado para resolver una evidente externalidad económica, es arriesgado. Considerando el art. 19 Nº 21 de la Constitución, es evidente que su aplicación sería producto de un proceso legislativo y posterior establecimiento Legal, no de una intervención arbitraria del uso de la potestad reglamentaria de algún órgano administrativo (la CNE o SEC), lo que sí debería controlarse, una vez establecida la Ley.

    Quinto, el art. 137 inciso segundo Nº2 del DFL Nº4, se refiere a garantizar el mínimo costo en la coordinación de la operación del sistema eléctrico, es decir, la minimización del costo de operación de corto plazo establecido por el despacho de las centrales y de la interacción con los sistemas de transmisión, es decir, de acuerdo a los costos variables informados por las centrales térmicas, el uso del agua embalsada, la disponibilidad de las unidades de generación y las limitaciones reales de la red eléctrica. En ningún caso se incumple por el establecimiento de subsidios tarifarios.

    Finalmente, ¿estaríamos dispuestos a entregar un subsidio a quienes optan por comprar un auto híbrido del mercado automotriz? o ¿Estaríamos dispuestos a pagar el triple en el Transantiago por tener buses eléctricos? ….un lujo para Chile todavía…

  7. Sebastián Leyton
    15/07/10 a las 13:12 | #7

    Renato, tras haber leído la historia de la Ley 20.257 quedé algo decepcionado, ya que durante la tramitación de la misma, en ningún momento se hizo un análisis o que sea una referencia a los sistemas extranjeros. Por ende, los legisladores solo discutieron sobre la base de lo propuesto por el Ejecutivo.
    A mi entender, y respecto a lo cual profundizaré en los siguientes artículos sobre Sistema de Cuotas, se prefirió este último, ya que las empresas al privilegiar la generación ERNC menos costosa para cumplir con la obligación, se buscaba que la implementación de instrumentos normativos de apoyo implicase la menor alza posible de las tarifas, en el corto plazo. De esta forma, se suaviza la introducción de este tipo de medidas.
    Esa es mi impresión, pero al no tener acceso a las discusiones previas dentro de la CNE que determinaron el proyecto que fue presentado, es difícil saber más.
    @Renato Valdivia

  8. Renato Valdivia
    15/07/10 a las 11:03 | #8

    Las feed-in tariffs son muy interesantes como instrumento para promover una amplia gama de tecnologías, que es lo que entiendo el espíritu de la ley ERNC: desarrollar las capacidades en un amplio abanico de tecnologías para estar preparado como país para cuando sean competitivas. Sin embargo, con la implementación de una cuota, la más beneficiada es la mini hidro, justamente la menos “novedosa” de todas las ERNC.

    Sebastián, tienes más antecedentes de por qué se optó en su momento por una cuota?

  9. Sebastián Leyton
    15/07/10 a las 10:26 | #9

    Un sitio de internet que señala los beneficios de aplicar el FIT en EE.UU. es http://www.fitcoalition.com/economic-benefits-of-a-fit/

  1. Monday, 2 de August de 2010 a las 17:39 | #1
  2. Tuesday, 10 de August de 2010 a las 17:05 | #2
  3. Wednesday, 24 de November de 2010 a las 14:51 | #3