image description

Inicio > Energía nuclear > ¿Debería instalarse una central nuclear en Chile?

¿Debería instalarse una central nuclear en Chile?

Andrea ObaidEl Gobierno está realizando diversos estudios científicos, políticos y económicos para evaluar la instalación de plantas de energía nuclear en Chile, con el objetivo de aumentar la generación de electricidad, diversificar la matriz energética y combatir el cambio climático. Si bien ésta mejoraría el abastecimiento de energía, en otros ámbitos como el medioambiente y la salud de las personas, podría ser perjudicial si no se toman todos los resguardos necesarios. Tomando en cuenta ambos aspectos, ¿debería instalarse una central nuclear en nuestro país?

Para que Chile pueda instalar una central nuclear debe cumplir varias normas que impone el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Algunas de éstas son:

• La creación de una infraestructura legislativa y reguladora.
• La constitución de un organismo regulador independiente para seguridad radiológica y nuclear.
• El establecimiento de una educación académica para la ingeniería, ciencia y tecnología nuclear y el desarrollo de programas de capacitación profesional.
• La selección y caracterización del sitio para la construcción de la central.
• La creación de un proceso consultivo nacional, incluyendo a todos los interesados y al público en general.
• El desmantelamiento de los desechos nucleares.

Por ahora ninguna de estas exigencias se cumple para que el país adopte un Programa Nuclear de Potencia (PNP).

Desde 2007 a la fecha el Gobierno ha realizado nueve estudios con el objetivo de evaluar diversos aspectos fundamentales para instaurar o no un PNP. Una decisión que no será tomada ahora. Si se llegara a concretar sería después del año 2024. Por ahora el país está en la primera fase que recomienda la OIEA para la concreción de un PNP, la que se refiere al estudio y diagnóstico. La segunda implica cerrar las fechas y la tercera la construcción de la central. Todas estas etapas en un plazo de 15 años.

Pero ¿qué ventajas tiene para el país instalar una central nuclear? En mi programa Tecnociencia, de Radio Cooperativa, la subsecretaria de energía, Jimena Bronfman, explicó que la existencia de una central nuclear ayudaría a Chile principalmente a no depender de limitados proveedores de combustibles para la generación de electricidad, como sucede con el gas argentino y así evitar crisis energéticas como la vivida en 2007. Además, una central nuclear abastecería con el 10% de electricidad al Sistema Interconectado Central (SIC) y al Sistema Interconectado del Norte Grande (SING).

Asimismo, de acuerdo a las estimaciones de la Agencia Internacional de Energía (AIE), la utilización de este tipo de energía ayudaría a combatir el cambio climático, porque no emite gases contaminantes como las centrales termoeléctricas durante su proceso de combustión. El organismo afirma que para 2030 se requiere reducir en un 35% las emisiones de CO2, el principal gas de efecto invernadero (GEI). En este escenario la energía nuclear y las energías renovables no convencionales (ERNC) son una solución.

En tanto, según los análisis realizados por el Ministerio de Energía y plasmados en el libro “Núcleo Electricidad en Chile: Posibilidades, Brechas y Desafíos”, si bien la energía nuclear por sí sola no puede resolver el desafío de limitar el nivel de emisiones de GEI, no es posible limitar el calentamiento global a 2 grados centígrados sin un crecimiento significativo de la participación de ésta en la matriz energética mundial.

Sin embargo, el informe ”La Economía de la Energía Nuclear”, realizado por un equipo internacional de expertos en energía y economía de Greenpeace, este tipo de energía no es una solución económicamente viable para frenar el cambio climático. “La construcción de una central nuclear puede llegar a multiplicar por tres su presupuesto inicial”. El estudio afirma que hay muchas alternativas más baratas, más seguras y más efectivas para combatir el fenómeno ambiental, como las fuentes renovables de energía y el aumento de la eficiencia energética.

Si bien a primera vista su instalación podría resolver una serie de importantes problemas, la seguridad, el medio ambiente, la salud, los terremotos y el manejo de residuos radiactivos, son los principales riesgos que preocupan a la comunidad. Más aún tomando en cuenta que Chile es un país rico en recursos naturales que pueden ser utilizados en la generación de electricidad a través de plantas de energía eólica y solar.

La mayor preocupación actualmente recae en el peligro tras un terremoto, tomando en cuenta que Chile es uno de los países más sísmicos del mundo. Sismos de gran magnitud como los que presenciamos el pasado 27 de febrero seguirán ocurriendo. Y ante estos fenómenos naturales el miedo se apodera ante un eventual desastre nuclear. Es el caso de Japón en 2007 en el que agua contaminada con radiación se filtró de la central nuclear Kashiwazaki-Kariwa al mar a causa de un terremoto de 6,8 grados en la escala de Richter.

Pero para los expertos estos son casos aislados y poco comunes. Según Fernando López, director ejecutivo de la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CCHEN), a quien también entrevisté en Tecnociencia, “las centrales nucleares estás diseñadas y fabricadas con tecnología de punta con altos estándares de seguridad y pueden soportar sismos de estos valores”. Las mismas conclusiones arrojaron un estudio encargado por el Ministerio de Energía al Departamento de Geología de la Universidad de Chile, las que afirmaron que la alta probabilidad de ocurrencia de eventos naturales catastróficos no es un impedimento para la instalación de una planta nuclear de potencia. Respecto al manejo de los residuos radiactivos López señala que “se manejan como cualquier actividad que involucra material radiactivo, lo cual implica que deben ser gestionados bajo la reglamentación de la OIEA y hay que evitar contaminación externa como interna, pero no conllevan un peligro para las personas y le medioambiente”. El problema es que estos desechos pueden permanecer cientos de años activos antes de degradarse.

¿Y qué otros riesgos hay para el medioambiente y la salud de las personas? Creo que a nadie le gustaría vivir cerca de una central nuclear. Un accidente en una planta provocaría una fuga de radiación liberada en el medioambiente, contaminando suelos, aire, ríos y océanos, los que por consiguiente provocarían cáncer y otras enfermedades a los seres vivos. Respecto a estos problemas medioambientales la OIEA afirma que efectivamente existen, especialmente el riesgo de la alteración de los ecosistemas acuáticos debido a la toma y descarga del agua necesaria para el proceso de refrigeración del reactor y la contaminación medioambiental por la gestión inadecuada de residuos radiactivos. Pero el organismo hace énfasis que no debieran ocurrir si se toman todas las medidas necesarias y sujetas a las normas de seguridad. Y por último, otra de las desventajas es el proceso de generación de electricidad en reactores nucleares que produce sustancias que pueden ser utilizadas en la fabricación de armas nucleares.

Ahora que ya están expuestos los pros y contras de la energía nuclear vuelvo a repetir la pregunta: ¿Debería instalarse una central nuclear en Chile?

Por Andrea Obaid, periodista y Magíster en Comunicación Científica, Médica y Medioambiental. Conductora y editora del programa Tecnociencia de Radio Cooperativa. Docente del curso Periodismo Científico en la Universidad Andrés Bello.

Categories: Energía nuclear
  1. Imara
    07/04/11 a las 12:42 | #1

    Hemos convivido con estas dos centrales en Santiago bajo el costo de la salud de las personas que trabajaban en dichas centrales,tras un derrame de líquido, varios conscriptos que trabajan como vigilantes en las centrales comenzaron a sufrir consecuencias físicas.Dos murieron por hemorragia cerebral.Un par de semanas atrás., 65 de ellos presentaron una demanda contra el fisco. Esto sin considerar la incidencia de algun desastre ecológico de por medio. Creo que tras lo sucedido en Japón se hace evidente descartar la posibilidad de una central nuclear en nuestro pais, conociendo la alta actividad sismica a la que estamos expuestos. Cabe plantear la interrogante de para que fines necesitamos más energía, evidentemente para crecer como país, pero a costo de que? De sacrificar la salud de las personas, de exponer a cientos y miles de personas a riesgo de muerte? En el caso de hidroaysen, queremos sacrificar uno de los rios mas caudalosos de nuestro pais? Estamos dispuestos a perder nuestro patrimonio natural, como se ha hecho con el Bio Bio? Que ya practicamente no existe? Que pasa con el abstecimiento de agua para las poblaciones circundantes? Nos sirve realmente crecer un 6% al año? A quien le sirve? Espero que nuestra conciencia, inteligencia y nuestra tecnologia nos lleve a un desarrollo sustentable que nos beneficie a todos, sobre todo a las generaciones que vendran.

  2. Nicolas
    06/04/11 a las 11:32 | #2

    Renato:
    Comprendo perfectamente tu planteamiento, es evidente que el comercio ofrece sustancialmente aquello que posee mayor demanda. Si bien nuestra cultura consumista habla mal de nosotros en cuanto a ahorro energetico, es necesario realizar un punto de inflexion. Esta claro que las politicas de uso de energias renovables no convencionales son poco difundidas y poseen escaso apoyo, pero me parece que es deber del estado guiar nuestro desarrollo por vias sustentables, desarrollando politicas de ahorro energetico y priorizando los recursos menos dañinos para el medio ambiente y la salud de la poblacion.
    Claro que las empresas nos ofrecen lo que consumimos!! pero asi mismo es cierto que no existe difusion ni facilidad para los productos que son mas ecologicos, y esto tambien es responsabilidad de las empresas, que no publicitan aquellos productos debido a que no les presentan tantos beneficios como aquellos menos ecologicos. Lo erroneo es la forma de pensar, lo que esta mal, es que no se inculque en colegios y universidades politicas de proteccion medioambientales, es pos de pensar mas como como una comunidad que como individuos.

  3. Renato Valdivia
    06/04/11 a las 09:09 | #3

    Nicolás

    “…el coste final sigue saliendo del bolsillo de todos nosotros… porque nuestra opinión no es valorada…”

    Como consumidores expresamos nuestras preferencias indirectamente mediante nuestras decisiones de compra. Cuando escogemos los productos más baratos, importados, plásticos, de producción masiva por sobre los de producción local, artesanales y materiales naturales, le indicamos a la industria lo que estamos dispuestos a comprar. El éxito del retail en Chile habla por sí solo. Si favorecemos el consumo de productos intensivos en uso de energía y basamos la decisión de compra primordialmente en la variable precio, tenemos que asumir cierta cuota de responsabilidad propia, más allá de lo que esté al alcance de la industria y la clase política.

    @Nicolas

  4. Nicolas
    05/04/11 a las 23:07 | #4

    Bueno…. esta claro que Chile necesita una mayor independencia energética. Lo que me cuesta comprender es que la energía nuclear sea, por lo que he entendido, el recurso en boga del momento. Ciertamente, implementar en nuestro país recursos eólicos o solares, conlleva una mayor inversión y una brecha tecnológica a suplir, sin embargo, parece mucho mas lógico, pensando a largo plazo, utilizar estas energías antes que la energía nuclear, ya que además de ser mucho mas aceptadas por la sociedad chilena, son explotables en múltiples lugares de nuestro país, y aunque implican una mayor inversión, se entiende que, en el peor de los casos, si un desastre natural afecta su funcionamiento, no involucran un riesgo para el medio ambiente o para la población.
    Creo que implementar energía nuclear en Chile es viable, pero representa una solución que involucra nuevos problemas a las generaciones futuras, respecto a los desechos radioactivos que, si bien al ser almacenados en optimas condiciones no generan daño, su existencia y su aumento serán un problema a solucionar en el futuro medianamente lejano.
    En otra arista, la deficiencia tecnológica actual que imposibilita implementar energías eólica y solar, claramente es superable en un futuro cercano… entonces, por que no es posible para el gobierno invertir más y mejor? Tenemos la opción de innovar en nuestra energía… si es posible, preferiría utilizar los recursos menos peligrosos y más ecológicos disponibles… ya que el coste final sigue saliendo del bolsillo de todos nosotros… porque nuestra opinión no es valorada por el gobierno ni por la oposición?

    Espero sigan exponiendo sus puntos de vista, me parece sano generar debate en estos temas, de tanta relevancia para el futuro nacional.

  5. 02/04/11 a las 05:20 | #5

    Ignacio

    Planteas las inquietudes como si fuesen temas no resueltos, misterios cosmicos.
    El costo del uranio es muy bajo en relacion a la generacion. La sensibilidad a los precios del combustible es por lo tanto muy baja en centrales nucleares. “Dependencia” suena mal, pero no es realmente un problema (es un problema la “dependencia” tecnologica en la mantencion de las turbinas eolicas).
    Desechos radiactivos: largo de argumentar en un comentario, pero pegale una mirada a este post. El impacto de los desechos propiamente manejados es nulo
    Si, el ciclo completo nuclear emite GEI, pero ordenes de magnitud menores a las termoelectricas. Si no consideramos la magnitud del problema y solo su direccion, habria que negarse a la solar por el proceso de fabricacion de las celdas. El punto no es “si” o “no”, sino “cuanto”.

  6. dane
    28/03/11 a las 17:19 | #6

    es muy bueno para el pais tener una central nuclear ya que esta puede traer un gran benefico para la poblacion

  7. Ignacio
    10/09/10 a las 11:23 | #7

    Que pasa con el combustible de una central nuclear? Su precio sube al igual que el petroleo o mas rápido, poca disponibilidad del producto = DEPENDENCIA ENERGÉTICA.

    Que pasa con el manejo de los residuos radioactivos? Enterrarlos en el desierto? Que pasa con su transporte -camiones con desechos radiactivos transitando por las carreteras-?

    En operación una central nuclear emite bajos niveles de CO2, pero todo el CO2 que se emite en el proceso de construcción de una central nuclear, mantenimiento -transporte de desechos-, es igual o mayor a otro tipo de centrales -carbón-.

    Les dejo estas inquietudes -hay muchas mas-…

    Atte.,

    IO

  8. Francisco Aguirre Leo
    18/06/10 a las 19:20 | #8

    A modo informativo una central nuclear de potencia es una máquina generadora de electricidad a partir de la energía liberada en un proceso termico confinado en un Reactor Nuclear y en Chile la población de Santiago ha convivido más de 35 años con 2 reactores nucleares (en La Reina y Lo Aguirre), de potencias 5 y 10 Mw termicos, que han soportado sin falta todos los eventos naturales ocurridos en la zona central.
    En todo caso la discusión debe centrarse más bien en si podemos vivir usando menos energía, y que costos se pueden pagar por las innovaciones más amigables y ecológicas, y como podemos ser mas eficientes en su uso. Lo concreto es que la energía nuclear es hoy competitiva y en Chile se ha vuelto a pensar en ella debido a que los costos de tecnologías alternativas han subido 4 a 5 veces en valores reales y son cada vez más escasas.

  1. Sin trackbacks aún.