image description

Inicio > Regulación eléctrica > Compensación para municipios

Compensación para municipios

Central-hidroelectricaEl gobierno ingresó para discusión en la cámara de diputados un proyecto de ley para establecer compensaciones para los municipios por instalación de centrales. La iniciativa contempla el pago de 270 UTM por parte de las empresas generadoras, del orden de US$ 20.000, por cada MW instalado para centrales de más de 200 MW de capacidad. Dichas compensaciones se podrán descontar de otros impuestos, por lo que no supone un gravamen adicional a la energía. Los montos percibidos por las municipalidades por este concepto deberán ser destinadas a obras de desarrollo.

El proyecto de ley tiene por objeto reparar la inequidad que se genera entre los beneficios nacionales que generan las centrales generadoras versus los impactos y perjuicios de carácter principalmente local. En ese sentido, apunta en la dirección correcta y lo aplaudo. Sin embargo, junto con algunos aciertos, también contiene temas que deben ser refinados, que aquí comento.

Es adecuado que se haya optado por un criterio redistributivo que no encarece la electricidad. Sin embargo cabe preguntarse por qué se fijó el valor de 270 UTM. Para una central de 350 MW, esto resulta en unos US$ 7 millones en compensaciones para el municipio, las que se pagan en 10 cuotas anuales de US$ 700.000, lo que resulta en un valor presente de menos de $ 5 millones en compensaciones para el municipio. Me atrevo a afirmar que proyectos de esas envergaduras consideran presupuestos para compensaciones sustancialmente mayores antes y durante la etapa de construcción.

Otra tema discutible es que el monto sea fijo. Consideremos lo planteado en el mensaje:

“…bajo el actual mecanismo de negociación entre la empresa y la comunidad, el resultado que se obtenga por la comunidad en muchas ocasiones dependerá más del poder de negociación de las partes, que de los impactos que genera un proyecto específico. De esta manera, comunidades que experimentan los mismos impactos, podrían obtener beneficios diferentes en función de su poder de negociación…”

El proyecto de ley aspira a que las comunidades puedan obtener el mismo beneficio por impacto. Pero las diferentes tecnologías no generan el mismo impacto. No es lo mismo albergar una granja eólica, una central de pasada o una central térmica. Y en esta misma línea, se debería considerar la ubicación. Diferentes ubicaciones de una central inciden en el impacto que puede tener ésta en la comunidad o en sus posibilidades de desarrollo. El proyecto de ley debería considerar en definitiva un rango para el valor de la compensación y fijarlo en cada caso de acuerdo a criterios que se fijen en un reglamento.

Adicionalmente, el texto establece compensaciones para unidades generadoras de más de 200 MW, pero en el mensaje no se fundamenta esta restricción. Esto podría generar mayores dificultades para que las comunidades locales acepten proyectos bajo este límite, por los que no serían compensados. Y en ésta categoría caen la gran mayoría de proyectos ERNC. Además, un proyecto genera un impacto por el puro hecho de existir, independientemente de su tamaño. Una cuenca intervenida es una cuenca intervenida, más allá de si se instalaron 30 MW o 300 MW. Por lo tanto, haría más sentido un piso mínimo de compensación, en vez de un piso bajo el cual no hay compensación, como propone el proyecto.

Finalmente, hay un tema con la retroactividad. Ésta no está contemplada en el proyecto. Sin embargo, no parece justo que los municipios que recibieron instalaciones justo antes de la eventual entrada en vigencia de la ley no sean beneficiadas. Dado que el proyecto contempla el pago de las compensaciones en cuotas anuales, lo más evidente sería que las centrales existentes paguen las cuotas anuales que les restarían si hubiera estado en vigencia la ley en el momento de su conexión al sistema.


Por Renato Valdivia, cofundador y editor de Central Energía.


  1. Renato Valdivia
    18/02/10 a las 09:52 | #1

    El futuro Ministro de Energía, Ricardo Rainieri, declaró que está abierto a estudiar la fórmula propuesta para definir la compensación que corresponda, por lo que el proyecto de ley podría sufrir modificaciones en este sentido. Planteó que aparte de establecer un pago por potencia instalada, como propone el proyecto de ley, se pueden estudiar fórmulas que consideren la energía, por áreas inundadas en proyectos hidroeléctricos, o bien combinaciones de lo anterior.

  2. Jose Luis Carvallo
    22/01/10 a las 13:35 | #2

    En Septiembre 2009 el ministro Tokman anunciaba esta ley, que al igual que Renato, aplaudo.
    Sin embargo concuerdo que el minimo de 200 MW beneficia (además de a la comunidad) a las grandes generadoras, en desmedro de las pequeñas centrales. Se podrían crear incentivos perversos por parte de las municipalidades para aprobar unos proyectos y rechazar otros. Por otra parte, hay que tener cuidado al afirmar una cuenca intervenida es una cuenca intervenida. Obviamente por definición lo es, pero no son comparables los efectos de una mini central de pasada (intervención casi nula en muchos casos) vs una central de 30 MW.
    En resumen, es el sector de las mini centrales de pasada las que creo que podrían verse en algo afectadas por esta ley.
    Finalmente, me pregunto: Existe experiencia internacional en estas materias? por mi parte investigaré y volveré con mas info. Nunca es malo copiar las buenas prácticas…

  1. Sin trackbacks aún.